Un estudio abordará la relación entre la toxoplasmosis y el consumo de jamón

  • El análisis tratará de establecer recomendaciones sobre la ingesta de jamón en el embarazo.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha firmado un acuerdo con el Centro Tecnológico del Cárnico (TEICA) para realizar un estudio sobre la relación entre la toxoplasmosis -enfermedad ocasionada por el protozoo toxoplasma gondii que puede causar infecciones al feto- y el consumo de jamón curado durante el embarazo con el objetivo de ver en qué condiciones pueden consumir este producto cárnico las mujeres y plasmarlas en un documento.

El estudio nace de la necesidad de la SEGO de obtener un texto, avalado por la evidencia científica, destinado a profesionales de la Ginecología y Obstetricia, que recoja las recomendaciones en cuanto a los hábitos de consumo de las mujeres embarazadas. A pesar de que aún es pronto para conocer los resultados de esta investigación, Juan Carlos Racero, gerente del Centro Tecnológico del Cárnico en Andalucía, ha señalado que, pese a que la elaboración del jamón varía dependiendo de la zona, su tamaño o composición, existen aspectos en los que no es viable la toxoplasmosis como "el tiempo de curación, la cantidad de sal o el perfil de grasa".

En cuanto a las posibilidades de contraer la toxoplasmosis durante el embarazo, esta experta ha reconocido que "son muy bajas" y, en el caso de padecer esta infección, el riesgo de que el niño tenga algún problema, también es escaso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios