Los geriatras reclaman más espacio en la asistencia sanitaria

El presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Pedro Gil, afirmó ayer que para los geriatras "no existen las enfermedades, sino los enfermos" y ha precisado que esta especialidad se centra en que el paciente tenga una mejor calidad de vida.

Según ha explicado en conferencia de prensa en Bilbao, el paciente geriátrico no es un anciano enfermo, sino una persona mayor que presenta pluripatologías, muchas de ellas vinculadas a la dependencia y con alta complejidad diagnóstica, y que está polimedicado. Gil ha presentó ayer el Congreso Nacional de la SEGG, que se celebra en Bilbao hasta el sábado.

La intervención del geriatra, según ha precisado Gil, consigue disminuir los ingresos en residencias, reducir la mortalidad y los grados de dependencia, y minimizar los costes, además de aumentar la calidad de la atención al paciente.

Pese a todas estas "ventajas", Gil ha criticado que en España existen dos comunidades autónomas (País Vasco y Andalucía) que carecen de "dispositivos de asistencia geriátrica especializada en el sistema público" y, en Euskadi en concreto, tampoco se oferta la especialidad de geriatría debido, según ha dicho, "al empecinamiento de alguna persona". Según han puesto de manifiesto, en geriatría "los eslabones asistenciales de la atención sanitaria y social van unidos, porque no se puede resolver un problema en el hospital y luego devolver al anciano a su casa, sin ofrecerle una solución social".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios