El 80% de los pacientes con reflujo no están bien controlados

  • Los problemas de derivación para pruebas que confirmen el diagnóstico son un factor

Todo el mundo sabe lo que son los ardores de estómago (pirosis en la jerga técnica) pero casi nadie tiene clara una definición precisa de la Enfermedad por Reflujo Gastro-Esofágico (ERGE). Según el desglose autonómico de los datos nacionales del estudio Sympathy I, impulsado por AstraZeneca, ocho de cada diez pacientes andaluces con ERGE no están bien controlados por los médicos. El trabajo se ha publicado en el European Journal of Gastroenterology & Hepatology.

La tendencia a la automedicación indiscriminada para aplacar los síntomas y las dificultades burocráticas de los médicos de Familia para solicitar pruebas complementarias de confirmación diagnóstica explicarían la situación; bajo ambos factores subyacería un problama de infravaloración del problema. Según Juan Manuel Miras, médico del centro de salud San Jerónimo, en Sevilla, "a veces existe un infradiagnóstico de la enfermedad porque se manifiestan síntomas atípicos no reconocidos como ERGE tanto por el médico como por el paciente y esto impide la instauración de un tratamiento eficaz. Estos síntomas -concreta Miras- son por ejemplo alteraciones del sueño o tos persistente, que se relacionan habitualmente con otras patologías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios