El síndrome de piernas inquietas también se sufre de día

  • Los síntomas dificultan el estar sentados, relajarse, trabajar o conducir.

Hasta un 66% de los pacientes que padecen el Síndrome de Piernas Inquietas, hasta ahora centrado en síntomas nocturnos, sufren también crisis sintomáticas durante el día, lo que les complica "todavía más" su actividad diaria, ya que les dificulta estar sentados, relajarse, trabajar, conducir, participar en una reunión o disfrutar del tiempo libre, disminuyendo, por tanto, su calidad de vida.

Esta es la conclusión del primer Estudio sobre Sintomatología Diurna del SPI y Toma de la Medicación Diaria, elaborado a finales de 2010 por la Asociación Española de Síndrome de Piernas Inquietas (AESPI) y el Instituto de Investigaciones del Sueño de Madrid (IIS), cuyos resultados ponen de manifiesto la "necesidad" de investigar "nuevas terapias que faciliten un control continuado durante las 24 horas del día".

Así lo considera el director del IIS, el doctor Diego García-Borreguero, quien ha subrayado que, "por primera vez", se ha demostrado que la mayoría de los pacientes diagnosticados, de un total de 224, con un grado moderado a severo y con una media de tratamiento de tres años, continúa presentando crisis sintomáticas durante el día.

Los síntomas diurnos, que se manifiestan principalmente en los momentos de inmovilidad, son uno de los factores "fundamentales" de la pérdida de calidad de vida. "Hemos advertido que hasta el 71% de los pacientes con este tipo de crisis diurnas no lograba mejorar con los tratamientos existentes", explica el especialista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios