La cuarta parte del tráfico mundial de emails promociona medicamentos falsos

  • Los medicamentos para combatir la disfunción eréctil son los más solicitados. El volumen de venta de los productos adulterados alcanza el 10% del total del mercado de fármacos.

Comentarios 2

Alrededor de 15.000 millones de mensajes al día -una cuarta parte del tráfico mundial de emails- son anuncios publicitarios con los que se promocionan medicamentos falsos a través de Internet.

Se estima que entre 4.500 y 15.000 webs ofrecen uno de los fármacos "más demandados", los tratamientos frente a la disfunción eréctil, según se desprende del estudio Traffic on line, que analiza las páginas en las que se venden medicamentos que, al menos en el 65% de los casos, son falsificaciones.

El volumen de venta de estos productos alcanza el 10% del total del mercado de fármacos y, para finales de este año, supondrá una cantidad de 75.000 millones de dólares, lo que representa un incremento del 92% con respecto a 2005.

La directora de Asuntos Corporativos de Lilly, Teresa Millán, ha presentado hoy este informe en el que se han analizado los 250 primeros resultados de una indagación realizada en google.es sobre las búsquedas "comprar" más los nombres de los medicamentos para la disfunción eréctil.

El 15% resultó ser sitios de comercio electrónico, un 16% se autodefinían como "farmacias on line" y el 70% restante eran webs intermedias como directorios, foros, blog-spam y, sobre todo -la mitad de ellas- páginas "espejo" o "escaparate".

Su finalidad es captar tráfico, mejorar el posicionamiento en los buscadores y redirigir al consumidor a donde se produce realmente la compra, según Millán, un número reducido de webs.

Y a la vez, gracias a este entramado de páginas que siguen las prácticas del "crimen organizado", esconder y despistar sobre los grupos e individuos que realmente hay detrás, ha apuntado el inspector jefe de la Brigada de Delitos Tecnológicos de la Comisaría General de Policía Judicial, José Rodríguez.

El inspector se ha referido a la "enorme dificultad" para saber su procedencia o desde dónde operan porque más del 40% de las páginas ni siquiera identifican el país. Entre las que sí lo hacen, los dos más citados son Chipre y Reino Unido, aunque la mayoría de estos productos falsos se fabrican en India, China y Vietnam.

En las investigaciones, la Agencia Española del Medicamento ha corroborado que la composición química de los medicamentos que se venden por Internet no se corresponde con los productos legales.

De hecho, se ha encontrado en estas pastillas polvo de ladrillo, disolventes industriales, anticongelante de coches y otras sustancias potencialmente peligrosas.

Los fármacos suelen elaborarse en lugares sin las condiciones mínimas de higiene, donde se preparan otros productos químicos y no se respetan las condiciones de traslado ni de almacenaje.

Los expertos han coincidido en que con la adquisición de estos medicamentos no se juega solamente a la "ruleta rusa" con la salud, sino que existe otro riesgo, el de dar las tarjetas de crédito y los datos identificativos del cliente a delincuentes y falsificadores.

Un 23% de las páginas analizadas no ofrece información sobre el medicamento y el 77% restante aporta los mínimos datos sobre su uso, pero sin llegar a ser un prospecto médico ni incluir contraindicaciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios