Guadix

Recogimiento con la Misericordia

  • La hermandad del conocido como Cristo de los Gitanos realizó ayer su salida.

La Semana Santa accitana se va consolidando año tras año como uno de los mayores acontecimientos de la provincia. En la noche de ayer lunes desde las once con salida de la parroquia Nuestra Señora de Gracia en la Ermita Nueva, fue el momento del Cristo de la Misericordia, una de las procesiones más esperadas por los miles de accitanos que cada año vuelven a su ciudad por estas fechas. La imagen fue trasladada el sábado anterior por mujeres de la propia hermandad. Los nazarenos vistieron túnica y capillo negros con cíngulo de esparto.

El Cristo es una talla barroca de finales del siglo XVII y principios del XVIII. El paso ha sido realizado por el hermano de la cofradía Miguel Onieva.

Por la tarde la lluvia hizo su aparición, las temperaturas bajaron, pero eso no impidió que finalmente el paso saliera a la calle. Su discurrir por el barrio de las Cuevas y el entorno de Santiago constituyeron los dos momentos claves de una noche que acabó a las dos de la madrugada en la iglesia de la Concepción.

 Los titulares de esta cofradía procesionan en días diferentes. El primero en hacerlo es el Cristo de Misericordia, que lo hizo ayer, y el viernes por la mañana lo hace la Santísima Virgen de las Dolores.

Se caracteriza por su austeridad en el paso que lleva a un cristo crucificado custodiado por cuatro hachones y destacó su paso por la Alcazaba de Guadix.

Esta procesión es una de las de mayor sobriedad y recogimiento de la Semana Santa accitana.  De la alegría que se vivió con la salida de la Borriquilla se pasa a una gran tristeza con el procesionar del Cristo de la Misericordia. Las imágenes que dejó fueron de gran belleza como la iluminación con antorchas de los torreones de la Alcazaba árabe o la Cuesta de la Fuente en la placeta de Santiago.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios