Un juzgado cierra una residencia de mayores en Las Palmas por supuestos abusos sexuales

  • El director del centro y su hermano están acusados además de un delito contra la integridad moral. El caso fue denunciado en el programa de Mercedes Milá 'Diario de'.

Comentarios 15

La Fiscalía acusa al director de la residencia de ancianos Trinidad de Las Palmas de Gran Canaria, que fue cerrada de forma cautelar por el Juzgado de Instrucción número 7 de la ciudad, así como a su hermano, de un delito de abusos sexuales y otro contra la integridad moral. Fuentes de la investigación indicaron que de los dos imputados se encuentra detenido el director, ya que la posible implicación de su hermano se considera en principio menos relevante.

En cualquier caso resaltaron que la denuncia por ambos delitos existe y que se han constatado indicios, tanto sobre un delito contra la integridad moral como de abusos sexuales, si bien destacaron que la investigación se encuentra en una fase aún muy incipiente. Esta detención se produce después de que los supuestos malos tratos fuesen denunciados públicamente en mayo en un programa de Diario de..., de Telecinco, dirigido por Mercedes Milá. El Cabildo de Gran Canaria y la Consejería de Bienestar Social del Ejecutivo canario se han hecho cargo del realojo de los trece usuarios del centro de mayores Trinidad que permanecían en sus instalaciones, que han sido derivados a otras tres residencias de la tercera edad de la isla.

Por otra parte, uno de los voluntarios de la residencia de mayores, Antonio Ramírez, indicó a los periodistas que estos hechos están relacionados con las rencillas laborales que parte de la plantilla mantenía con su director. Ramírez, que colabora desde hace dos años con el centro, dijo a las puertas del mismo y en el transcurso del desalojo de sus usuarios, que conoce desde hace doce o quince años al director de la residencia, al que calificó como "una buena persona". Consideró además que el reportaje emitido en el programa Diario de... ha influido en el cierre de la residencia pese a que en el mismo se contaran "muchas mentiras".

Ramírez aseguró que la residencia "no estaba desastrosa" como se planteó en ese reportaje, elaborado con cámara oculta, y agregó que, a su juicio, las denuncias de su mala situación parten de una parte de la plantilla descontenta con algunas condiciones laborales propias de "una asociación sin ánimo de lucro en la que no hay beneficios". Sobre los supuestos malos tratos que hayan podido sufrir los 22 usuarios del centro, de los que sólo quedaban 14, trece en régimen de residencia y uno que lo usaba como centro de día, Ramírez consideró que si estos hechos se demuestran, los responsables serían tanto sus cuidadores directos como su director por omisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios