CRÍTICA VIDEOJUEGOS

La experiencia 'Metroid'

Metroid: Other M | T.Ninja/Nintendo | 46,95€ | +16 | WII

Hablar de la saga Metroid es hablar de los últimos 24 años de la historia del videojuego. Clásico incontestable del género de acción espacial, con su nacimiento en 1986 arrancó una de las series más fructíferas de todos los tiempos. Yoshio Sakamoto, su artífice desde el mismo inicio de la saga, tras un tiempo desvinculado en la trilogía Metroid Prime (que instituyó el FPS como modelo de juego en lugar de la jugabilidad clásica y con cuyas decisiones el director original no comulgaba demasiado), vuelve para inaugurar una nueva era en torno a esta faraónica space opera.

Y es que su protagonista, Samus Aran, primera heroína propiamente dicha de la historia del ocio electrónico, enfundada en un traje espacial que apenas deja entrever su femineidad, llega en esta nueva entrega, Metroid: Other M, con varios alicientes: su voz (una gran ausencia en los anteriores títulos de la saga), y un aspecto narrativo más cinematográfico y dramático, sabiamente contrapunteado con la calidad de la acción. El propio Yoshio Sakamoto, en el célebre Hotel Silken de la madrileña Puerta América, atendió a nuestras preguntas sobre las características del juego que ha revolucionado una saga mítica, explicando que en esta nueva entrega ha podido "hacer realidad muchas cosas que hasta ahora, por imperativos tecnológicos y otros motivos, no había podido conseguir". "Por eso quizá no sea yo quien deba decirlo, pero realmente considero que esta es la experiencia Metroid perfecta".

Hasta cierto punto, esta experiencia parece basarse en un retorno al origen y una propuesta de futuro. En cuanto al primer punto, hemos de atender al nuevo sistema de mando del juego: "La mayor premisa que encomendé a Team Ninja fue que tenía que conseguir un control que se manejara con una cruceta y los dos botones, igual que ocurría en la Nintendo NES, y lo consiguieron llevar a cabo con gran éxito". En cuanto al relanzamiento de la saga hacia un concepto visionario, Sakamoto explica los pormenores sobre la decisión de dar voz de Samus Aran: "En esta nueva entrega queríamos contar la historia de Samus, que la gente supiera cosas sobre ella, sobre su personalidad, sus inquietudes, para lo que era necesario que ella nos lo contara con su propia voz. Ha sido una parte muy importante de este videojuego, y para ello realizamos audiciones tanto en Japón como en EEUU, para encontrar la voz perfecta que contara la historia de Samus". Esta novedad ha sido recibida con gran alborozo por el mundo gamer, una señal inequívoca de que Sakamoto sigue siendo hoy por hoy el hombre que mejor conoce y entiende la saga Metroid. Él mismo interpreta las causas de este éxito, un saldo arrojado de un apego por lo moral y lo emotivo que, paradójicamente, se da en un momento social de gran desarraigo y deshumanización: "No sabría decir si el que haya gustado esta Samus más que otras tiene que ver con la situación actual del mundo, pero es posible que muchos de los fans quisieran saber más de Samus y al presentar un poco más su historia en este juego haya gustado; también puede ser que la personalidad de Samus en esta entrega sea muy parecida a la que ellos imaginaban que iba a ser, o bien muy cercana a la personalidad que ellos hubieran querido que tuviera".

Desde luego, y como parte de la cada vez más sofisticada cultura del shooter que viene desarrollándose de unos años a esta parte, el elemento cinematográfico ha sido una faceta definitiva en este título, a juicio de su creador: "Por una parte, para explicar la historia personal de la protagonista se necesitaba mucha más dimensión cinematográfica que en otras entregas, más centradas en la acción; para esto ha necesitado la creación de películas en 3D, con actores y un guión más elaborado. También he querido probar si se podían unir estos dos elementos, la acción y la parte visual; ha sido una apuesta personal. Me siento muy orgulloso de haber conseguido diseñar un sistema de juego capaz de manejar eficientemente esta cantidad de películas con la parte de jugabilidad, sin molestarse unas a otras y dar una sensación satisfactoria al jugador". Sin duda éste es un gran paso para la saga, y para el propio Sakamoto como creativo, que ha encontrado en el proceso del desarrollo un camino de madurez en varios sentidos: "Samus ha madurado un poco, pero sigue aún en proceso de maduración. En cuanto a mí, durante este tiempo he tenido que trabajar muy duro, pensar muy bien en la personalidad y el mensaje que quería transmitir al mundo a través de esta historia, y esto me ha servido para evolucionar, como creativo y como persona. Aunque sería un poco egoísta decir que he sido yo el único que ha evolucionado, porque esto ha sido posible gracias a un equipo que ha estado conmigo desde el principio, y al que me gustaría dar las gracias". Un Yoshui Sakamoto en su apogeo profesional y personal, acompañado de un equipo que ha estado a la altura de sus expectativas: la fórmula perfecta para una experiencia Metroid definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios