Curro y Oliva, dos faenas y basta

  • Complicado encierro de Hermanos Garzón que se prestó a poco lucimiento y en el que Cayetano se llevó el peor lote con un peligroso quinto · Curro Díaz y Oliva Soto se fueron finalmente a hombros

Ganadería: Se lidiaron seis toros de Hermanos Garzón, cómodos de cabeza, flojos los dos primeros y desarrollando sentido durante la lidia, los que hicieron quinto y sexto. Corrida sin ritmo ni franquía en la muleta aunque acometieron bien a los caballos. El sexto, inutilizado al dar una voltereta fue sustituido por un sobrero de la misma ganadería. Primero y quinto, pitados en el arrastre. Los mejores, tercero y cuarto. TOREROS: Curro Díaz, oreja. En el cuarto, oreja; Cayetano Rivera, saludos. En el quinto, saludos desde el tercio; Oliva Soto, dos orejas. En el sexto, ovación. Incidencias. Plaza de toros de Cortegana. Reinauguración del coso tras cinco temporadas inactivo. Lleno en tarde de agradable temperatura. Al final del festejo salieron a hombros Curro Díaz y Oliva Soto.

Poco colaboraron los toros de Hermanos Garzón con el acontecimiento de Cortegana. Plaza reinaugurada, lleno en el tendido y un cartel que había llenado de expectación la efemérides. Bueno en realidad era Cayetano, el divo de la tarde. A su calor se fueron muchos a verle pero de antemano a quienes se les supone la fortuna de llenar de dicha al aficionado con su toreo eran Curro Díaz y Oliva Soto. Dos matadores con una concepción estética que ayer también quedó contrastada. Un toro cada uno tuvieron ambos para expresarse. Lo hizo Curro Díaz con el cuarto y Oliva Soto con el tercero. Ambos con faenas idas a menos por la condición de los astados, pero faenas al fin y al cabo donde ambos estuvieron por encima de sus oponentes.

Muy flojo el primero, Curro se puso pero sin posibilidades de llegar mas allá de cuidarlo sin que se le cayera. El cuarto en cambio fue otra cosa y con el, estuvo el de Linares muy a gusto. Dos faenas ambas en las que se enmarca el buen gusto.

A oliva Soto solo le dejó el destino un sólo toro. Fue el tercero de la tarde. También es verdad que Oliva apostó por dejarlo crudo y eso le sirvió para dejarlo llegar con cierta pujanza a la muleta del sevillano y que este mostrara junto a su voluntad por agradar, el toreo que llega y dice cosas bonitas. La mejor faena de la tarde sin lugar a dudas y por ambos pitones. Rara avis en la tarde de ayer donde el resto de la corrida de Garzón se vino cambiante por momentos y además concierto son de peligro. Esa fue la tónica que define a un encierro cambiante de comportamiento y donde ningún toro fue de verdad hacia adelante. El lote, en el peor sentido se lo llevó Cayetano. Su primero casi lo arrinconan en tablas cuando lo saludaba de capote y después no llegó a entenderse con el porque aquí hubo mas dudas en el torero que otra cosa. En quinto fue un autentico regalito que se le venia buscando carne. No se dio ninguna coba Cayetano y lo pasaportó de una rotunda estocada. El sobrero vino a remendar en el sexto la costalada que se había pegado el titular y que lo dejó tullido. Mejor que no hubiese salido, porque fue también un autentico regalito que a punto estuvo de aplicarle a Oliva un recadito en forma de percance. De tan poca agua, lo que queda por regar, ya lo hizo la tarde en su mas pura esencia, reinaugurar una plaza que sinceramente se echaba de menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios