Morante de la Puebla, El Fandi y Manzanares salen a hombros

  • La terna triunfa ante un encierro de Gavira en la Corrida del Corpus de Granada, en un festejo que resulta entretenido

GANADERÍA: Se lidiaron seis toros pertenecientes a la ganadería de Gavira, de desigual presentación y juego. TOREROS: José Antonio 'Morante de la Puebla', división de opiniones y dos orejas; David Fandila 'El Fandi', palmas tras aviso y dos orejas. José María Manzanares, oreja y oreja. Incidencias: Plaza de toros Monumental de Frascuelo. Casi lleno en tarde calurosa. La terna salió a hombros.

Los matadores de toros José Antonio Morante de la Puebla, David Fandila El Fandi y José María Manzanares salieron a hombros en el festejo del Corpus de Granada, con un público muy cariñoso y entregado. La lidia del cuarto toro se desarrolló en una primera fase entre las protestas del público, que pidió de forma injustificada la devolución del toro por su mansedumbre. Morante toreo al astado con mucho gusto, con muletazos muy sentidos. El de la Puebla exhibió destellos de su personalísima tauromaquia. La gran estocada que logró el sevillano fue decisiva para las dos orejas. Ante el que abrió plaza, Morante de la Puebla dividió las opiniones del público, tras intentarlo con un toro paradote y desclasado, en una faena con muchas pausas.

David Fandila El Fandi, que de nuevo hizo lo que quiso en banderillas, cautivó en el patio de su casa. A su primero, al que toreó bien a la verónica, le sacó todo lo que tenía en una labor de mucha entrega. En el quinto, que brindó al convaleciente Jesús Fernández Yiyo, demostró su solvencia con una gran actuación ante un toro reservón. Mató espectacularmente.

José María Manzanares volvió a sumar otro triunfo en una temporada en la que está intratable. Se esforzó ante su primero, al que lanceó suavemente a la verónica. La faena tuvo algunos pasajes meritorios ante un ejemplar de Gavira que resultó muy parado y al que mató de estocada certera, de efecto rápido. La actuación frente al sexto se desarrolló con los lógicos altibajos marcados por la deslucida condición del toro. Hubo destellos de calidad y una espectacular estocada recibiendo que le valió una nueva oreja y la Puerta Grande, por donde salió la terna al término del festejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios