Manías, el último fichaje de la Alhambra

  • Este ejemplar de burro andaluz vivirá en un cobertizo y trabajará junto a los albañiles en el bosque de la fortaleza nazarí durante mes y medio

Desde hace unos días, Manías recorre periódicamente y ajeno a las miradas de los curiosos el camino que va desde la Fuente del Avellano hasta la Acequia del Tercio, en pleno bosque de la Alhambra. No es un burro cualquiera: tiene 10 años, es de raza andaluza y durante el próximo mes y medio estará ayudando a los albañiles que trabajan en el bosque de la Alhambra. Manías es un 'fichaje' privilegiado. No solo trabajará en el monumento, sino que vivirá dentro de la fortaleza nazarí.

Con esta iniciativa, el Patronato de la Alhambra y el Generalife de volver a las raíces y recuperar las prácticas tradicionales en las que se empleaba este animal. El 'contrato' de Manías con la Alhambra ha revolucionado las redes sociales: su vídeo de presentación logró en menos de un día más de 10.000 visualizaciones y ya cuenta con la simpatía de muchos granadinos que piden que lo hagan fijo en la plantilla.

El Patronato quiere recuperar el paisaje tradicional y estudiar traer más animales

La responsable de Bosques y Jardines de la Alhambra, Catuxa Novo, explica que el asno fue utilizado como herramienta hasta los años 80 en zonas del complejo monumental, donde no era posible el acceso de la maquinaria pesada. Con el avance de la tecnología poco a poco estos animales que siempre han trabajado mano a mano con el hombre han ido desapareciendo, sustituidos por maquinaria que exige menos mantenimiento y cuidados y, por tanto, menos costes. Pero ahora la Alhambra quiere recuperar esta tradición: "El complejo monumental está estudiando la posibilidad de traer además del burro otros animales como algunas ovejas y mulas para así intentar recuperar el paisaje del patronato de la Alhambra y del Generalife", indica Novo.

Algunas personas desconocen que el burro es una especie que hoy en día se encuentra en peligro de extinción, esto se debe en gran parte a la ausencia del trabajo tradicional en el que se empleaban estos animales. Los tratos que recibe Manías en la Alhambra son muy distintos a los que recibían antaño sus antepasados, ya no es el protagonista de la obra ni el que acarrea el trabajo más duro durante la jornada, sino todo lo contrario, recibe mucho mimo, es alimentado con alfalfa fresca, realiza su descanso en un cobertizo habilitado en la Huerta Colorá y se evita a toda costa que el animal lleve una sobrecarga de peso que no pueda soportar. Además, va siempre acompañado de su cuidador, que "lo quiere más que a la propia Alhambra". Con estas medidas tratan de velar por la seguridad y salud del animal.

Existen iniciativas que buscan preservar la especie, como la Asociación Para La Recuperación Del Asno Andaluz, ubicada en el municipio de Monachil, formada actualmente por 8 burros y 14 burras. Esta asociación vela por la preservación del patrimonio cultural, social, medioambiental y genético que suponen la Raza Asnal Andaluza y fomenta su cría, uso social, turístico, ambiental y terapéutico. También ofrecen múltiples iniciativas solidarias, como apadrinar a uno de sus ejemplares.

Siempre se ha dicho que el mejor amigo del hombre es el perro, pero se olvida que hace muchos años, cuando los agricultores iban al campo a ganarse el pan para vivir, su mejor amigo fue el burro. Este animal, nunca traicionero, cruel o desleal, es más recordado por su nobleza que por su torpeza y ha acompañado al ser humano en largos viajes durante milenios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios