La excelencia de huir de la tónica general

La excelencia de huir de la tónica general La excelencia de huir de la tónica general

La excelencia de huir de la tónica general

El Spain is different se ha convertido en una expresión mucho más amplia de lo que parece, amén de la distancia recorrida desde aquel eslógan de los sesenta. Sentimos, pensamos y afrontamos los placeres cotidianos de una manera distinta, sencilla dirían algunos. Nada más lejos, la prueba está en la nueva gama de tónicas que Coca Cola ha diseñado en exclusiva para los españoles.

Royal Bliss saldrá a la venta el próximo 1 de febrero y su firme intención es invitar a descubrir nuevos caminos, salir de la zona de confort y crear una marca que abra la puerta a composiciones infinitas. Eso es Royal Bliss, una gama de mixers premium de sabores complejos, ricos en matices aromáticos, que despertará sensaciones inéditas con cada sorbo.

Royal Bliss, de Coca Cola, es una gama de 'mixers premium' ricos en matices aromáticos

Como el público es soberano, la prueba de fuego llegó a Granada el pasado día 14 en el restaurante Arriaga, donde se ofreció un menú maridaje donde comida y bebida bien podrían haber bailado pegados aquel It´s now or never del de Tupelo, Missisipi. Los ocho productos de la marca Royal Bliss -cada cual con sus características y personalidad- pasaron la noche con el menú ideado especialmente para la ocasión por el destacado chef Álvaro Arriaga, que no dejó un palo por tocar ni un sentido por rozar.

En la recepción se ofreció un Dim-Sum de gambas y verduras, pan hueco, relleno de salmorejo, jamón ibérico, patatita, pulpo y gel marino. Todo ello acompañado por la variedad Creative Zero Water. Una vez pasada esta primera toma de contacto y ya sentados en la mesa comenzó la degustación del menú.

El primer plato fue un ceviche de navajas de playa bajo un velo de agua de mar, mahonesa ligera de yuzu y aceituna verde helada acompañada por un combinado con el Exotic Yuzu Sensation. La segunda parada de la noche fue de lo más sofisticada, y como no podía ser de otra manera fue el Elegant Soda quien escoltó los cacahuetes de foie, espojas de cacahuete y mantequilla ácida de manzana.

Llegando al mar, apareció el plato llamado Chipirón que consta de frescos de potera ligeramente tostados, roca de cebolla y el caldo de unas cebollas verdes quemadas a la brasa. Todos estos sabores estuvieron conducidos por el cóctel con la variedad de Royal Bliss Bohemian Berry Sensation.

Del mar al monte y con el Irreverent Ginger Ale continuó el menú. Buscando las setas fue el siguiente plato compuesto de setas silvestres, trufa pesca de verano salteadas de manera tradicional y morro ibérico bajo una crema de fécula, compost de tierra, hojas secas y frescas.

Posteriormente llegó el Ironic Lemon junto al lomo de corvina cocinada al vapor de algas, raviolis de espinacas de mar y boletustrufados, acompañado del jugo de sus espinas tostadas.

El último en llegar fue un tradicional choto con ajos servido sin huesos, su diente de ajo, tallos de lechuga aliñados y el jugo del propio guiso maridado con el combinado de Expresive Orange. El postre llegó con el Creative Tonic Water y el llamado Huevo, plato servido con piedras de chocolate y agua de fresas naturales.

"Este proyecto, que se inició hace casi dos años, supone una de las grandes apuestas de la compañía para este 2017. Nuestro objetivo es crecer y queremos hacerlo ampliando nuestra oferta de bebidas y ofreciendo opciones para cada consumidor y para cada momento", señala Jorge Garduño, Director General de Coca-Cola para España y Portugal.

"Además, tal y como hicimos con la campaña Benditos Bares, o con el lanzamiento en 2015 de la nueva botella de vidrio de Coca-Cola, apostamos por la hostelería y queremos seguir dando a esos miles de pequeños, medianos y grandes hosteleros una gama de productos con la que puedan salirse de la ruta establecida para continuar asombrando a sus clientes", completa Paloma Cruz Caridad, directora de Bebidas Carbonatadas de Coca-Cola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios