Ignacio González asumirá la presidencia de Madrid en funciones

  • La investidura del sustituto de Esperanza Aguirre se llevará a cabo en un máximo de tres semanas.

Comentarios 4

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, asumirá, tras la dimisión de Esperanza Aguirre, la presidencia en funciones del Gobierno regional, hasta que dentro de tres semanas la Asamblea de Madrid realice una votación para elegir al nuevo titular del Ejecutivo autonómico.

El Reglamento de la Asamblea de Madrid establece en su artículo 182 que, una vez comunicada a la presidencia de la Cámara la vacante en la presidencia del Ejecutivo regional, el presidente del parlamento propondrá a un nuevo diputado como candidato a la presidencia del Ejecutivo autonómico en un "plazo máximo de quince días" y tras consultar a los grupos. El pleno de investidura se realizará "entre el tercer y el séptimo día siguiente" a la formalización de la propuesta del candidato a la presidencia.

El PP cuenta con una holgada mayoría absoluta en la Cámara regional, lo que en la práctica le garantiza la aprobación de su candidatura a la presidencia. Esta es la primera vez que un presidente renuncia a su cargo en mitad de su mandato desde el 1983, año en el que echó a andar la autonomía. Esperanza Aguirre ha sido la tercera presidenta autonómica de la Comunidad de Madrid, después del socialista Joaquín Leguina (1983-1995) y del popular Alberto Ruiz-Gallardón (1995-2003).

La sombra fiel que liderará la continuidad de las políticas de Aguirre 

González cruzó este lunes la segunda línea en la que se encontraba desde hace 28 años -cuando en 1984 accedió por oposición a una plaza del Ayuntamiento de Madrid como funcionario del Cuerpo Superior Técnico y coincidió allí con la actual presidenta regional- para sustituir a Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid. El número dos de Aguirre ha sorteado todo tipo de inconvenientes y guerras internas durante casi nueve años como vicepresidente pero, según explica su entorno, esta vez nadie se ha atrevido a intentar moverle la silla.  Uno de los principales signos de la importancia creciente de González en la esfera política madrileña y nacional tuvo lugar el pasado mes de febrero durante el Congreso del PP en Sevilla cuando el presidente del Gobierno y de los populares, Mariano Rajoy, le dio su bendición recuperándole para el Comité Ejecutivo Nacional del partido.  

Todo ello dejando de lado varias polémicas en las que se vio inmerso, como cuando Aguirre pronunció su discurso con la ya famosa frase: "No me resigno"; o cuando no consiguió el apoyo de la dirección  nacional para presidir la Caja Madrid que luego cayó en manos de Rodrigo Rato. González, de 52 años, conoce como nadie los entresijos de la Comunidad de Madrid que hasta ahora ha controlado mayoritariamente fuera de los focos pero en la que se ha ido metiendo de lleno aglutinando la vicepresidencia, la portavocía del Gobierno autonómico, la presidencia del Canal de Isabel II, la consejería de Cultura y Deportes, vicepresidencia de Ifema y presidencia del Consejo de Asuntos Taurinos.

En todas las decisiones

Los que llevan años en el entorno tanto de Aguirre como de González dicen que por las manos del sucesor han pasado todas y cada una de las decisiones que en los nueve años ha tomado la líder popular, incluso antes de que en el Partido Popular de Madrid le diera la secretaría general.  

Es amante de los toros, del deporte y la música, una de sus aficiones más desconocidas es el dibujo, que practica ya sea mientras habla por teléfono o preside una reunión. González, según su círculo más cercano, es capaz de hacer "cien cosas a la vez y concentrarse en todas". No en vano por él pasa toda la coordinación del Gobierno y el Partido, además de las relaciones con la Asamblea de Madrid y el Grupo Parlamentario Popular que ahora tendrá que darle su apoyo para ser investido presidente. 

González llega a la presidencia de Madrid en plena crisis económica y con su Ejecutivo inmerso en el ajuste y adaptación del presupuesto regional a las restricciones impuestas por el Gobierno central para controlar el déficit y la deuda. En todo caso es un área esta donde Madrid ha cumplido los deberes con un 0,47 por ciento de déficit sobre el PIB y una deuda del 9,1 por ciento sobre el PIB, los mejores datos de entre todas las comunidades. Antes que vicepresidente y presidente, González fue subsecretario de Educación entre mayo de 1996 y enero de 1999; secretario de Estado de Administración Pública desde el 99 hasta julio de 2002; y delegado del Gobierno para la Extranjería y la Inmigración de julio de 2002 a 21 noviembre de 2003.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios