Torres Hurtado investigó a García-Royo por llevarse medio centenar de convenios

  • En los días previos a su cese, el concejal de Urbanismo pidió copia de gran cantidad de expedientes y documentos sin causa justificada

El que fue concejal de Urbanismo en el primer mandato del alcalde José Torres Hurtado, Luis Gerardo García-Royo, recopiló casi medio centenar de convenios y expedientes urbanísticos de la ciudad en sus últimos días en el Ayuntamiento. El gobierno del PP mandó investigar más tarde, a petición de empresarios de la construcción, qué documentos eran y si el político se los había llevado.

La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía ha encontrado, entre los documentos intervenidos en los registros de la Operación Nazarí, un informe elaborado en el Ayuntamiento (se desconoce el autor) en 2008 para esclarecer este asunto de la documentación requerida por García-Royo entre marzo y mayo de 2007, días antes de la celebración de las elecciones municipales y de su salida del equipo de gobierno por notorias discrepancias políticas con el alcalde. El Partido Popular excluyó a su exconcejal de la lista electoral al Ayuntamiento de Granada en 2007.

Es un informe hallado por la UDEF en el ordenador personal de la secretaria del exalcalde

García-Royo, que después de aquellos comicios fue sustituido en el cargo por Isabel Nieto (ahora investigada, junto a Torres Hurtado, por encabezar una supuesta trama de corrupción urbanística), habría requerido en Urbanismo la entrega de 44 convenios, expedientes y otros documentos relacionados con las principales operaciones urbanísticas de la ciudad en esos años.

Algunas de esas operaciones han dado lugar a investigaciones penales posteriores, no solo en el ámbito del reciente caso Nazarí (que abarca casi una década de gestión). También hay temas que motivaron la intervención de la Fiscalía o la apertura de diligencias que luego quedaron archivadas. Es el caso del Palacio de Hielo (o Cerrillo de Maracena) o el vial de La Chana, del que el exedil reclamó varios expedientes en aquellos días. Este caso (relacionado con un convenio que firmó Torres Hurtado con un empresario vinculado al PP para permitir una calle y una gasolinera en una zona verde) sigue coleando aún, pues los vecinos afectados han recurrido a la Audiencia para pedir su reapertura.

El informe realizado para averiguar los detalles de esa supuesta fuga de documentos pone de manifiesto que el entonces concejal pidió esos expedientes "sin que la entrega fuera parte de una tramitación regular de los mismos". Es decir, que no había motivo aparente justificado para que el político necesitara disponer de todos esos papeles. Ahora bien, el autor del informe manifestó que "no tiene conocimiento sobre la veracidad o no del hecho de que García-Royo se haya llevado de la Gerencia documentación relativa a numerosos expedientes". Esta sería la denuncia realizada por varios empresarios de la construcción, que pidieron al gobierno de Torres Hurtado explicaciones sobre supuestos documentos que el exconcejal se habría llevado.

La Policía ha encontrado este informe entre los documentos del ordenador personal de la secretaria del Ayuntamiento, que es otra de las investigadas por el Juzgado de Instrucción 2 en el caso Nazarí. En el documento aparece explícito que se hace a petición de Emiliano Rodríguez, pero los investigadores también vinculan este hallazgo con otro documento encontrado en el despacho de la secretaria, en el que el promotor José Julián Romero (también investigado) pedía al Ayuntamiento certificado del procedimiento por el que se accedió a expedientes de sus empresas e instaba a que se identificaran las copias entregadas a García-Royo.

En su último informe remitido al Juzgado, los agentes llaman la atención sobre el hecho de que el empresario tuviera información sobre esas actividades internas de Urbanismo y de la documentación que García-Royo tendría o no en su poder. Dice la Policía que esa información "debiera quedar únicamente en el ámbito administrativo". Los agentes tratan de averiguar quién informó a Julián Romero sobre estos hechos.

Otro documento relacionado, aparecido en los registros de la UDEF y que está en el sumario Nazarí, es una carta que envió el exconcejal García-Royo a Isabel Nieto el 19 de junio de 2007 (pocos días después de haber recopilado todos esos expedientes urbanísticos). Dejó a su sucesora una especie de testamento político que, 10 años después, resulta muy revelador, pues advertía de la existencia de unas supuestas maniobras irregulares en Urbanismo para beneficiar a "los amigos de Manolo" -el gerente de Urbanismo-, y que éste contaría con el apoyo de una parte de esa investigada trama corrupta del caso Nazarí. Destacaba especialmente el edil "la complicidad más absoluta de la secretaria y del alcalde". Es precisamente esta funcionaria la que tenía en su ordenador personal el informe elaborado para investigar los últimos pasos dados por García-Royo.

"Ten mucho cuidado, pues si lo confirmas (a Manuel Lorente, en el cargo de gerente), antes o después te la gastará, como hizo con Miguel Valle, Paco Ruiz Dávila y al final conmigo", le decía García-Royo a Nieto en su carta, citando a los últimos concejales de Urbanismo de la ciudad, con los que Lorente mantuvo una posición de máxima responsabilidad en el área urbanística. En la misiva, el político hacía un repaso por algunos de los asuntos urbanísticos en los que, a su juicio, se pudo actuar de forma irregular desde Urbanismo. Algunas de esas operaciones coinciden con los expedientes que reclamó el concejal antes de irse de dejar el sillón municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios