Las cenizas de Ayala ya reposan bajo el limonero de su Fundación

  • El ceremonia, sencilla y emotiva, ha estado presidida por la consejera de Cultura, Rosa Torres, y la viuda del escritor, Carolyn Richmond.

Las cenizas de Francisco Ayala reposan ya bajo un limonero del palacete Alcázar Genil de Granada, sede de la Fundación que lleva su nombre y que ha renovado este jueves, al cumplirse un mes de la muerte del escritor granadino, el compromiso de perpetuar su legado en un acto al que ha asistido su viuda, Carolyn Richmond.

A este emotivo acto en memoria del escritor, el primero celebrado en su ciudad natal desde su fallecimiento el pasado 3 de noviembre en Madrid, ha precedido una reunión del Patronato de la Fundación Francisco Ayala en la que ha sido aprobado el presupuesto de 2010 -265.100 euros-, la programación y el nombramiento de Richmond como presidenta de honor de este organismo, cargo que ocupó su marido.

La ceremonia, sencilla y emotiva, ha tenido lugar en el palacete sede de la Fundación, donde desde el martes pasado reposan las cenizas de Ayala en una urna biodegradable bajo un limonero rodeado de naranjos y ubicado a escasos metros de donde se ha celebrado el acto, presidido por la consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres.

"Francisco mi marido, Ayala el escritor" es el título del texto que ha leído Richmond durante la ceremonia, en la que ha aludido a la "compenetración y fina complicidad" de la que llegó a gozar la relación de ambos y que "en este momento de profundo duelo", ha dicho, echa "terriblemente de menos".

"Ojalá en un futuro no demasiado lejano y mediante la magia de la palabra escrita llegue a recrear -esa complicidad- uniendo así de una vez y para siempre mi propio Francisco con mi Ayala personal", ha concluido Richmond su lectura, en la que ha repasado momentos y anécdotas de su marido, al que empezó tratando como "profesor Ayala" hasta que aprendió, en 1976, a dirigirse a él como "tú".

Conocido también, especialmente en círculos puertorriqueños, como "Don Paco", apodo que nunca le gustó, según ha relatado su viuda, Ayala sería en adelante para Richmond y sus amistades en "la nueva España democrática" en la que les tocó convivir, Francisco.

"Nombre que en nuestra intimidad, en nuestra secreta existencia vedada a todos menos en tiempos muy recientes al osito de peluche Teddy, se prestaba a infinitas variaciones rimadas y cantadas por mí en mi afán de entretener y deleitar al hombre de mi vida, al Francisco que a partir de 1999 llegaría también a ser mi marido".

Para su mujer, que dice haber mantenido con él una relación "privilegiada y sumamente compleja" durante más de 33 años, Ayala "era, es y será siempre el nombre del escritor, la muy respetada, admirada y hasta temida figura pública cuyo nombre figuraba en portadas de libros y su firma en artículos de prensa".

El acto ha incluido la lectura de un fragmento de El turista dormido y el final de Diálogo de los muertos, así como la interpretación de una suite de Bach para violonchelo, y en él ha intervenido también la consejera de Cultura, que ha garantizado la renovación del compromiso por perpetuar el legado del escritor.

A la ceremonia precedió la reunión del Patronato de la Fundación, la primera desde la muerte de Ayala, en la que además del presupuesto de 2010, prácticamente idéntico al de este año, ha sido aprobada la programación, que incluye el mantenimiento de la web www.ffayala.es y la formación de una biblioteca especializada que a partir de 2010 formará parte de la red IDEA.

También se ha acordado la ordenación, descripción, copia y guarda del archivo de Ayala y la difusión y acceso a su obra, según el Patronato, que ha informado de que a partir del próximo año aparecerán los primeros títulos de una colección de publicaciones coeditada con la Universidad de Granada y se exhibirán los tres primeros documentales producidos por la Fundación con la colaboración del Ministerio de Cultura.

Además, en los próximos meses se celebrarán actos de recuerdo y homenaje a su figura, así como una fiesta con niños el 16 de marzo, fecha en la que el escritor habría cumplido 104 años.

La celebración, en torno al 3 de noviembre, coincidiendo con el primer aniversario de su muerte, de un encuentro de investigadores sobre su obra, así como el remozamiento del jardín del Alcázar Genil son otras de las actuaciones previstas en 2010.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios