Quosque tamdem

Luis Chacón

luisgchaconmartin@gmail.com

Le cinque famiglie

Porque aquí, no me lo negarán, eliminar al rival político está a la orden del día. Sobran calculadores como Corleone

Aando preocupadillo últimamente. Aunque quede un año para votar. O menos, si se adelantan algunas elecciones y hay que decidirse aprisa y corriendo. Y si les digo la verdad, no sé qué hacer. Cada vez que surge la conversación, los amigos y conocidos te quitan las ganas. Que piensas en el PP: pues alguien te echa en cara toda su corrupción. Que te planteas votar al PSOE: ¿al PSOE, y qué me dices de los ERES? ¿Y si voto a IU? Pero si esos quieren montar otra Cuba. Así que me quedan los nuevos que ya no son tan nuevos y a veces, parecen más viejos que los viejos. Pues que sepas que si votas a Podemos, votas a Venezuela, a Maduro y a unos antiespañoles amigos de los terroristas. Pues a Ciudadanos. ¿A esos fachas? -dice algún izquierdista de toda la vida. ¿Fachas? - replica el amigo de derechas - ¿tú sabes la cantidad de sociatas rebotados que se han metido ahí para seguir viviendo del cuento? Entonces, ¿qué son? -preguntas. Y un espeso silencio inunda el aire.

A partir de ahí, la hecatombe. Airean los trapos sucios de todo el mundo. Y si no tuvieran, los tendrán. O lo ocultan. Y quien no roba, ha nombrado asesores a un puñado de amiguetes y el que no ha engañado en el currículum, lo ha hecho con alguna historia de su pasado político o personal.

Y claro, ahí me salta el cinéfilo enamorado del noir y del cine de gánsteres. Y que quieren que les diga. Pues que me imagino el Congreso como una reunión de la Comisión de le cinque famiglie. Y no sé, pero, así, a voleo, el PP podrían ser los Corleone que para eso son los protagonistas, los Tataglia, el PSOE y para IU, Podemos y Ciudadanos, les dejamos elegir entre Barzini, Cuneo o Stracci, en función del tamaño de sus ambiciones y las fuerzas que reúnan. Porque aquí, no me lo negarán, eliminar al rival político está a la orden del día. Sobran calculadores interesados como Michael Corleone, exaltados como Sonny, judas como Tessio que traicionarían sin inmutarse al padrino -sólo son negocios- por tal de liderar el partido y los Tom Hagen, asesores de camisa limpia y mente sucia; las guerras internas y los cambios de bando y… mejor no sigo porque me voy a poner a buscar el pasaporte y no sé donde puedo acabar. Menos en Sicilia… Aunque claro, esta saga de El Padrino, más que concluir a los acordes del Intermezzo de Cavalleria Rusticana lo haría con los de Paquito, el chocolatero. Que aquí el nivel estético es muy de función de fin de curso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios