Málaga Cine

Otra vida es posible en '7 pasos y medio'

  • Ernesto Alterio e Ingrid Rubio protagonizan el debut de Lalo García en el largometraje, una historia de amistad y corrupción

El actor Ernesto Alterio interpreta a un buscavidas que tiene la oportunidad de vivir una vida prestada, rodeado de lujos, en 7 pasos y medio, la primera película de Lalo García, que fue presentada ayer en la Sección Oficial a concurso de largometrajes. Abel (Ernesto Alterio) quiere tener otra vida y se reencuentra con Luis (Pere Arquillué), un antiguo amigo de la juventud que está casado con Elisa (Ingrid Rubio) y que le ofrece cambiar de forma radical su situación.

Lalo García explicó en rueda de prensa tras la proyección que la película relata "la utilización de una supuesta amistad como herramienta para la confrontación entre la venganza y la ambición de los dos protagonistas, en un ambiente de corrupción al que nos tienen acostumbrados ciertos empresarios en este país". Para ello se inclinó por una apuesta visual a través de una fotografía con la que la película "fuera un tanto oscura y densa desde el principio y llegara al final a ser todavía más densa, porque los blancos van bajando".

"Queríamos dibujar un ambiente denso desde el principio, que no fuera florido, colorista ni feliz, y que acompañara a la historia dándole un ambiente sórdido dentro del ambiente de lujo en el que viven", señaló el director. Sobre el reparto, apuntó que para el papel de Abel necesitaba "un personaje atractivo, chulito y sobrado, y Ernesto Alterio podía bordar el papel, igual que Ingrid Rubio".

Por el contrario, Pere Arquillué es un actor más habitual en el teatro (es uno de los intérpretes habituales en las producciones del Teatre Lliure) que por ello está "menos visto y publicitado", según Lalo García, que también consideraba idóneos a otros integrantes del elenco como Sancho Gracia, que aporta las mayores dosis de veteranía al filme, y Mabel Rivera.

Por su parte, Ingrid Rubio calificó su personaje como "una mujer educada y manipulada por una familia con mucho dinero y demasiados intereses, que opta por acomodarse y adaptarse a este tipo de vida en el que todo es fácil". "Cuando aparece Abel, a ella le seduce ante todo la curiosidad que le provoca y que le lleva a intuir que es un tipo que se busca la vida, listo y audaz, y es también su esperanza y la fuerza que no tiene para cambiar de vida", añadió Rubio.

Con la proyección de 7 pasos y medio y Pagafantas en la sesión de ayer, la Sección Oficial a concurso del Festival de Málaga abrazó su último tramo con las habituales quinielas. Quizá en pocas ediciones se ha dado una ausencia tan evidente de favoritos claros, si bien también es cierto que la adjudicación de la Biznaga de Oro a la Mejor Película suele constituir motivo de sorpresa. Tras el premio concedido a 3 días el año pasado, parece que la comedia vuelve a apuntar alto en Málaga. Hoy se saldrá de dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios