Tormento perfecto

Iglesias y Sánchez han revuelto el gallinero y al final ha sido Rivera el que ha puesto el huevo.