Sexo y trabajo

Se abre un debate que confronta la dignidad y la libertad. De lo que no cabe duda es de que sin libertad no hay dignidad tal como interpretan los más altos tribunales.