Andalucía

Andalucía reduce el número de personas en los velatorios

Un conductor protegido con una mascarilla espera en el interior de un vehículo de los servicios funerarios. Un conductor protegido con una mascarilla espera en el interior de un vehículo de los servicios funerarios.

Un conductor protegido con una mascarilla espera en el interior de un vehículo de los servicios funerarios. / EFE

Andalucía modifica el número de personas que pueden asistir a un velatorio, retrocediendo en la desescalada, al considerar que velatorios y entierros son un posible foco de contagio de coronavirus. El Gobierno andaluz modifica así la Orden de 19 de junio de 2020, por lo que en los velatorios podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, pero con un límite máximo de 25 personas en espacios al aire libre o de 10 personas en espacios cerrados, sean o no convivientes.

La participación en el funeral o en la comitiva para el enterramiento o cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de 25 personas, entre familiares y allegados, además, en su caso, del ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

En el caso de que en el local se preste algún tipo de servicio de hostelería y restauración, esto se ajustará a lo previsto en las condiciones para la prestación del servicio en los establecimientos de hostelería y restauración. Siempre se deberá mantener la distancia de seguridad en las instalaciones y será obligatorio el uso de la mascarilla.

El Consejo de Gobierno de Andalucía ha tomado en consideración las nuevas medidas de prevención, propuestas por la Consejería de Salud y Familias para hacer frente a la extensión y proliferación del coronavirus en brotes localizados, de manera que quede garantizado que la ciudadanía evita conductas que provoquen la propagación de la covid-19.

De este modo, Andalucía impone el uso obligatorio de mascarillas tanto en espacios abiertos como cerrados, incluyendo los paseos por la playa, mientras que el incumplimiento conllevará una multa de 100 euros.

Multa de 100 euros

Las funciones de vigilancia, inspección y control del correcto cumplimiento de todas estas obligaciones corresponderá a los ayuntamientos y a los órganos competentes de la Administración de la Junta, en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en el ámbito de sus respectivas competencias. El incumplimiento de las mismas podrá ser sancionada de conformidad con la normativa en materia de Salud Pública aplicable.

Y así, el Consejo de Gobierno también ha aprobado un decreto ley de medidas urgentes sanitarias, fiscales y presupuestarias, entre las que se incluye que se multará con 100 euros por el incumplimiento de la obligación del uso de la mascarilla, al considerarse una infracción leve a efectos de lo previsto en el artículo 104 de la Ley de Salud Pública. Asimismo, el incumplimiento de esta medida en el ámbito del transporte será sancionado con lo dispuesto en las leyes sectoriales correspondientes.

Este régimen sancionador, en el ámbito de Andalucía, será aplicable para hacer frente a los incumplimientos derivados de las medidas adoptadas como consecuencia del covid-19, la Ley de Salud Pública de Andalucía y el Real Decreto Ley 21/2020.

Un atuendo más

"La mascarilla tiene que ser un atuendo más, tenemos que usarlo todo el día en todo momento", ha sostenido el portavoz, que ha asegurado que al Gobierno andaluz "no le va a temblar el pulso en la toma de estas decisiones, que se adoptan por criterios de salud pública, para proteger a la población". Y es que, a su juicio, en Andalucía "hemos sido más prudentes que otros sitios y esa anticipación ha hecho que la pandemia haya evolucionado aquí algo mejor que en otros territorios". "Toda precaución será poca", ha apostillado.

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, por su parte, ha incidido en defender el uso de las mascarillas como medio de protección para prevenir contagios mientras no exista un tratamiento específico o una vacuna frente al coronavirus, y pese al "esfuerzo sobreañadido" que asume que supone su utilización para la sociedad "por los calores y rigores del verano" en Andalucía. Se trata, según ha abundado, de intentar propiciar la creación de "un hábito" que "va a durar hasta que tengamos la vacuna" frente al covid-19.

Con todo, Aguirre ha enfatizado que el uso de las mascarillas es "la medida higiénica sanitaria más importante que tenemos actualmente para luchar contra esta pandemia", toda vez que ha hecho un llamamiento a la responsabilidad individual porque "el virus no se ha ido, sigue la alerta sanitaria, y se mueve con las personas, de ahí los rebrotes que se están detectando, que están controlados".

"Dependerá de cada uno de nosotros que vayamos hacia adelante o hacia atrás, si actuamos todos con responsabilidad avanzaremos si no, retrocederemos, y tendrá consecuencias muy graves, sanitarias y económicas", ha advertido Bendodo, que ha lamentado que "se han visto imágenes de aglomeraciones en playas, celebraciones o terrazas que no son de recibo y no están a la altura de la gravedad de esta pandemia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios