Obiturario Fallece Francisco López de Haro, defensor incansable de los vecinos de Granada

Trenes El 'espejo' del tren Granada-Motril, la Variante de Pajares asturiana

Salud Pública

Los hospitales activarán el primer plan andaluz para evitar suicidios

El suicidio se puede prevenir. El suicidio se puede prevenir.

El suicidio se puede prevenir. / Rosell

Escrito por

· Noelia Márquez

Periodista

Los hospitales andaluces aplicarán este año el Código Suicidio, un protocolo de actuación para detectar, atender y prevenir conductas de alto riesgo. El objetivo: tratar el sufrimiento extremo y reducir, con ello, la tasa de los suicidios consumados, que en 2021 se situó en los 9.99 casos por 100.000 habitantes en Andalucía, por encima de la media estatal (8.4).

El suicidio es la primera causa de muerte violenta. Durante el último año 2022 las Urgencias Hospitalarias atendieron en Andalucía 5.042 intentos de suicidio, entre ellos 392 menores. A partir del año de la pandemia Covid (2020) estas urgencias no han dejado de subir: si en 2019 se contabilizaron 3.396 casos; en 2020 fueron 3.390; y en 2021 se registraron 4.294.

Las cifras reflejan el impacto del sufrimiento extremo que afecta a todas las edades, un problema de salud pública de primer orden. "Son preocupantes y requieren del trabajo de muchos estamentos (ámbito educativo, sanitario, social y familiar) para bajar tanto la tasa de las tentativas de la conducta suicida como la tasa de los suicidios consumados", explica el doctor Benedicto Crespo, coordinador del Plan Integral de Salud Mental en Andalucía, al incidir en la necesidad de "cambiar una inercia que, cada vez, afecta a menor edad".

Medidas frente a los suicidios

El primer Plan de Prevención de la Conducta Suicida en Andalucía, que carece de recursos humanos y económicos propios, se sostiene sobre los equipos de Salud Mental de la Sanidad Pública. "Este año se han incorporado 106 profesionales en Salud Mental, y un total de 308 en el periodo de tres años, siendo el mayor refuerzo que ha conocido Salud Mental", añade el doctor Crespo.

El Código Suicidio es una cadena para la supervivencia y la atención continuada

Entre las 32 actuaciones previstas en este plan de prevención 2023-2026 destacan el Código Suicidio, un protocolo específico en Emergencias Sanitarias-061 y medidas preventivas dirigidas al ámbito escolar.

El Código Suicidio es un protocolo diseñado por expertos entre las medidas prioritarias del plan de prevención que aplicarán los hospitales antes de que termine este año 2023. "El objetivo es disponer de un circuito asistencial y realizar un seguimiento a personas que intentan suicidarse, lo cual es vital porque el riesgo es muy elevado 72 horas después de la primera tentativa. También prevé la atención a familiares", asevera el coordinador.

El protocolo hospitalario se perfila como una cadena de supervivencia similar al Código Infarto o al Código Ictus con la implicación de profesionales sanitarios en distintos niveles.

061: Un pilar

Otro pilar para frenar conductas de alto riesgo suicida son los Equipos de Emergencias Sanitarias EPES-061 que, a menudo, son los primeros en atender a las víctimas y a sus familias. "Disponemos de un nuevo triaje telefónico específico basado en una serie de preguntas que permiten al centro de coordinación de Emergencias detectar situaciones de riesgo y valorarlas (leve, moderada, grave y severa).ç

Al detectar una conducta de riesgo lo primero es la atención telefónica y la activación del recurso en cada caso (Atención Primaria, Salud Mental, Urgencia o equipo móvil de Emergencias). Esperamos que los profesionales se formen en esta nueva guía frente a la conducta suicida a partir de septiembre", explica el doctor Francisco Javier Gómez Izquierdo, coordinador de Salud Mental en el Emergencias Sanitarias-061.

Las llamadas al 061 motivadas por conductas suicidas han aumentado un 16% en el primer semestre de este 2023 respecto al mismo periodo en 2022. "Es el segundo semestre cuando más peticiones de asistencia se reciben", advierte el doctor Gómez Izquierdo, al destacar la “importancia” del seguimiento a estas personas que muestran una conducta de riesgo y a sus familiares para evitar tentativas. En el circuito asistencial de prevención se ha previsto el seguimiento de los casos a través de Salud Responde.

El doctor Gómez Izquierdo concluye: "El suicidio no es culpa de nadie, pero es responsabilidad de todos".

Los colegios contarán con una guía frente a crisis 

El plan andaluz de prevención de la conducta suicida incluye como prioritarias medidas para la atención de la infancia y la adolescencia. "Una de las actuaciones será la prevención en el ámbito escolar con la implicación de la Consejería de Desarrollo Educativo y la Consejería de Salud, y a través de las enfermeras escolares", explica el doctor Benedicto Crespo. Entre otras actuaciones, los centros docentes dispondrán de una guía del protocolo de ideación suicida y autolesiones para atender las crisis vitales en el ámbito educativo, documento que será de referencia.

Andalucía registró 849 muertes por suicidio (661 hombres y 188 mujeres) en 2021, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), y durante el año pasado 2022 fueron 799 muertes. Entre los casos notificados en Andalucía 2022 consta un niño menor de 14 años, y 45 jóvenes de entre 15 y 29 años.Los datos, que fluctúan con una tendencia al alza desde 2020, preocupan a los expertos: antes de la pandemia, en 2019, la tasa de suicidios en Andalucía se situaba en 7.6 casos; en 2020 creció hasta 9.3 y en 2021 alcanzó los 9.99 casos, por encima de la media nacional (8.4).

Las víctimas suelen dar señales de alerta, como despedidas, que deben ser atendidas a tiempo

En España 4.003 personas se quitaron la vida en 2021, siendo éste el año con más muertes por suicidio desde que se registran datos. Las cifras nacionales también muestran un incremento de muertes por suicidio en menores de 15 años pasando de 14 en 2020 a 22 en 2021. Durante el año pasado 2022 fallecieron 12 niños de 9 a 14 años y 72 jóvenes de 15 a 19 años en España.

Los factores de riesgo son complejos y varían con la edad: en la infancia, entre otros factores de riesgo: situaciones de violencia y eventos traumáticos como maltrato, abusos y acoso escolar (bullying o ciberbullying). En la adolescencia, algunos factores de riesgo: eventos traumáticos como acoso escolar, abusos o divorcios, impulsividad, personalidad antisocial, trastornos mentales y abuso de sustancias. Y en personas mayores, entre los factores de riesgo destacan: la soledad, viudedad, diagnósticos de depresión y/o enfermedades invalidantes.

Las situaciones de alerta son múltiples, si bien la mayoría de los casos comparten un profundo sentimiento de vacío, desesperanza y sufrimiento extremo. Las personas con riesgo suelen dar señales que deben ser atendidas a tiempo: muchas expresan que se quieren morir; que no quieren ser una carga; sienten una gran culpa o vergüenza y/o dejan notas de despedida, entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios