Turismo de Andalucía

Descubre el pueblo de Andalucía en el que puedes comerte una tostá gigante y luego tirarte en parapente (o viceversa)

Vecinos de Algodonales en Plaza Alameda, en Algodonales

Vecinos de Algodonales en Plaza Alameda, en Algodonales / julio gonzalez

En la ladera de la sierra de Líjar se encuentra Algodonales, un precioso pueblo gaditano muy cercano a El Gastor y que pertenece a la ruta de los pueblos blancos de Cádiz. Una localidad pequeña y muy bonita en la que, entre otras cosas, podrás comerte una tostá gigante y hacer parapente. ¿Nos acompañas?

A 108 km de su capital, 92 de Sevilla y 184 km de Huelva nos encontramos con Algodonales, en la entrada norte del Parque Natural de la Sierra de Grazalema entre los ríos Guadalete y Guadalporcún. El pueblo tiene un origen musulmán aunque su población primigenia data del Neolítico, encontrándose restos en las cuevas Santa, Castillejo y Chamusquina. Y es internacionalmente conocida porque, debido a su situación geográfica, es ideal para la práctica del parapente.

Vista aérea de Algodonales Vista aérea de Algodonales

Vista aérea de Algodonales / turismo de cádiz

Qué hacer un día en Algodonales

En Algodonales podemos ver, entre otros monumentos de interés

  • Iglesia Parroquial de Santa Ana, fundada en el año 1784 y obra del arquitecto José Álvarez, aunque la portada principal y el lateral son obra del excepcional arquitecto Antonio Matías de Figueroa, también autor de la Portada de la Capilla de San Leandro de la Catedral de Sevilla. La iglesia, el monumento más relevante de Algodonales, cuenta con una gran torre de 40 metros de altura.
  • Lavadero público y fuente del Algarrobo. El agua es un elemento de suma importancia en el pueblo de Algodonales debido, sobre todo, a la profusión de fuentes naturales que caen desde la Sierra de Líjar. Esta zona es representativa de ello, un lavadero público y una preciosa fuente, llamada del Algarrobo, de agua potable.
  • Museo de Arte y Costumbres Populares. Un museo que, como su nombre indica, nos mostrará cómo era la vida en el pueblo y, por extensión, en la Sierra de Cádiz.
Los Hermanos Salas, posando con sus tostadas gigantes Los Hermanos Salas, posando con sus tostadas gigantes

Los Hermanos Salas, posando con sus tostadas gigantes / cosas de comé

Antes de empezar la jornada de visita en Algodonales, por supuesto, tenemos que visitar la Venta Salas, y es que allí sirven unas descomunales tostadas de casi 45 centímetros, ideales para llenarnos de energía. Está situada en la carretera Jerez-Cartagena, km 72, y aunque se trate de un desayuno tan grande, es muy económico: la tostada con el café solo cuestan 2,80 euros.

Parapente sobre la Sierra de Líjar Parapente sobre la Sierra de Líjar

Parapente sobre la Sierra de Líjar / turismo de algodonales

Y por la tarde, podemos acabar el viaje contratando una caída en parapente. Una de las empresas más conocidas es Parapente Algodonales, que ofrecen distintas experiencias de vuelo, siempre asesorados por profesionales y con total seguridad. Un vuelo completo todo incluido, con una duración de entre 15 y 35 minutos, transporte al despegue, posibilidad de hacer acrobacias y de coger los mandos, además de un reportaje de fotos y vídeo, tiene un precio de 130 euros. Sin duda, una de las mejores maneras de tener la mejor vista de la sierra de Cádiz y del pueblo.

Algodonales puede ser un buen destino en otoño en Andalucía. En realidad, cualquiera de los pueblos blancos de nuestra comunidad son una excusa perfecta para ir de excursión. Y el tándem de tostada gigante y parapente nos parece insuperable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios