Mostra de Venecia

Timothée Chalamet se corona en la Mostra dando vida a Enrique V

  • El joven actor protagoniza una particular versión del drama de Shakeapere, convertido ahora en una historia de tránsito a la vida adulta

Timothee Chalamet, en el Festival de Venecia. Timothee Chalamet, en el Festival de Venecia.

Timothee Chalamet, en el Festival de Venecia. / Ettore Ferrari (Efe)

Nominado al Oscar en 2018 por su papel en Call me by your name, Timothée Chalamet ofrece ahora una imagen radicalmente diferente en The King, un drama de época que se proyectó ayer fuera de competición en la Mostra de Venecia y en el que el joven actor encarna a Enrique V de Inglaterra. El director David Michod, con la colaboración en el guión de Joel Edgerton (que interpreta a Falstaff), ha convertido la obra de Shakespeare dedicada a esta figura histórica en una historia de tránsito a la edad adulta, pues el joven príncipe al que da vida Chalamet se resiste a asumir sus obligaciones.

"En aquella época la gente accedía al poder muy joven [Enrique V fue coronado con 27 años], pero en las producciones de Shakespeare ha habido normalmente cierta aversión a usar actores jóvenes porque se creía que sólo los mayores podían darle la intensidad requerida", señaló Chalamet. Sin embargo, añadió ufano sobre su interpretación, "yo creo que funciona, incluso como metáfora visual, porque hay una turbación, una inquietud especial en el hecho de que gente tan joven acceda al poder".

Chalamet considera que la película, producida por Netflix, es una "alegoría moderna" ya que "sigue habiendo jefes de Gobierno que acceden por linaje al poder y que lo ejercen de manera a veces aterradora". La película describe al personaje de Chalamet como un príncipe que da la espalda a la vida real, pero cuando su tiránico padre muere es coronado y se ve obligado a hacer frente a todo lo que quería evitar: la política palaciega, la guerra con los países vecinos y, lo peor, las traiciones de su entorno.

Los actores Luca Marinelli y Jessica Cressy, protagonistas de 'Martin Eden', con el director de la película, Pietro Marcello. Los actores Luca Marinelli y Jessica Cressy, protagonistas de 'Martin Eden', con el director de la película, Pietro Marcello.

Los actores Luca Marinelli y Jessica Cressy, protagonistas de 'Martin Eden', con el director de la película, Pietro Marcello. / Ettore Ferrari (Efe)

David Michod, director de la muy interesante Animal Kingdom (2010), confesó que jamás se le habría ocurrido hacer una película ambientada en la Edad Media de no haberle insistido tanto su amigo Joel Edgerton, que había disfrutado enormemente interpretando el papel de Enrique V en una adaptración teatral. Robert Pattinson, que no se dejó ver en la Mostra, Sean Harris, Ben Mendelsohn y Lily-Rose Depp completan el reparto de un filme que, a tenor de lo escuchado en el patio de putacas tras la proyección, corona definitivamente a Chalamet como una nueva estrella en el firmamento de las grandes producciones.

Mientras tanto, dos películas se presentaron dentro de la Sección Oficial, luchando por el León de Oro. La primera de ellas, firmada por Pietro Marcello, Martin Eden, una revisión del clásico de Jack London. "Es una historia universal, la de un chico que se hace hombre, se emancipa y prospera con la cultura. La historia de London es la de muchos nosotros", dijo el director. El filme, muy aplaudido, mezcla imágenes de archivo de la Nápoles de comienzos del siglo XX con la trama de ficción, pues su objetivo, explicó Marcello, era "contar de alguna manera aquel tiempo" a través de las capas más pobres de la sociedad, agitadas por el espíritu pícaro y la lucha de clases.

El artista y cineasta chino Yonfan, director de 'N. 7 CherryLane'. El artista y cineasta chino Yonfan, director de 'N. 7 CherryLane'.

El artista y cineasta chino Yonfan, director de 'N. 7 CherryLane'. / Ettore Ferrari (Efe)

La otra película a competición fue N. 7 Cherry Lane, una cinta de animación del multidisciplinar artista chino Yonfan que supone una "carta de amor" al Hong Kong colonial, sin asomo alguno de referencias políticas a la actualidad por lo demás. "Aunque he dicho que también se trata de mí, la película va sobre todo del arte, la pintura, la música, la literatura, las relaciones humanas y de la liberación", explicó Yonfan.

Con referencias al impresionismo francés y al pop art, el filme transcurre en la Hong Kong de la década de los años 60, una época en la que se produjeron importantes disturbios contra el dominio colonial británico. Cuenta la historia de un estudiante universitario que se debate entre su amor por una mujer exiliada del terror blanco de Taiwán y el de la hija de ésta, la bella Meiling. El protagonista las lleva al cine para que vean varias películas y, a través de "momentos mágicos" sobre la gran pantalla, este trío amoroso desvela las pasiones prohibidas que le unen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios