Aromas y sabores

La Rioja Alavesa protege sus vinos

  • La Diputación llega a un acuerdo con entidades financieras para que los hosteleros vascos compren ahora vino alavés y paguen el año próximo

Viñedos en la Rioja Alavesa. Viñedos en la Rioja Alavesa.

Viñedos en la Rioja Alavesa. / M. L.

El coronavirus está afectando a todos los sectores de nuestra economía. Conocemos como sector primario, secundario y terciario a la manera como se clasifican las actividades económicas de un país o de una sociedad. Claro que toda actividad de este tipo es muy importante porque permite obtener medios para cubrir necesidades. En la actividad económica primero se produce o se transforman los recursos para volverlos productos, luego se comercializan y finalmente se consumen. Por lo tanto, en la economía hay actividades que se clasifican en el sector primario, otras en el secundario y otras en el sector terciario; pero todas son necesarias para cubrir las necesidades de consumo de los seres humanos.

En España, el sector vitivinícola es muy importante no sólo para nuestra economía, sino también para nuestra sociedad y nuestra cultura. El vino contribuye a nuestra imagen país y es un polo de atracción de visitantes y turistas; tenemos un sector responsable y sostenible, con su entorno y las personas que en él viven; es motor de desarrollo en muchos pueblos y ciudades pequeñas de nuestra geografía, vertebra el territorio y ofrece empleo de calidad; es símbolo e tradición pero también es puntero en innovación e investigación; es el reflejo del buen hacer de miles de empresas en todo el país.

En definitiva, el sector del vino es mucho más que sus cifras, pero aún así me permito resaltar algunas que pueden hacernos sentir orgullosos: somos el país del mundo con más hectáreas de viñedo y el tercer productor mundial; aporta valor a la economía, ya que representa el 1% de nuestro PIB y es un sector con gran vocación internacional: en España hay casi 4.300 bodegas de las que 3.075 son exportadores (según los datos de 2018). Ante estas cifras y la importancia de la desastrosa impronta que está dejando el Covid-19 en el sector (que no se va a recuperar de este golpe de la noche a la mañana), ya hay quien se pone manos a la obra para atenuar el golpe y superar lo antes posible la situación, con medidas concretas y específicas de apoyo a la hostelería y a los productores de vino.

Vinos de la comarca vinícola. Vinos de la comarca vinícola.

Vinos de la comarca vinícola. / G. H.

Un ejemplo es la Diputación alavesa, que, con una clara intención de apoyo proteccionista y de fomento del consumo local, quiere poner en marcha una serie de medidas en las próximas semanas o meses con una dotación presupuestaria de 1,1 millones de euros. En este sentido,  con el fin de reactivar tanto la hostelería como el sector bodeguero en la comarca de Rioja Alavesa, la Diputación dará luz verde en los próximos días a dicho paquete de ayudas a través de cuatro líneas fundamentales. Según estimaciones forales, esperan poner en circulación diez millones de euros.

Compra hoy, paga en 2021

Uno de los ejes principales es fomentar la compra de vino, txakoli y sidra alavesa a los bares y restaurantes vascos para aliviar la tesorería de los negocios bodegueros y hosteleros. El Ejecutivo foral ha llegado a un acuerdo con entidades bancarias para que financien las operaciones de compra que hagan los hosteleros durante lo que resta de año y que puedan abonar ese dinero el próximo.

Según este plan, los bancos y cajas adheridos al convenio adelantarían el dinero para que las bodegas cobrasen. La Diputación destinará a esta línea 200.000 euros para garantizar la apertura de créditos o asumir intereses. Además de asegurar las ventas, explica un medio de allí, un segundo objetivo de la campaña es impulsar el consumo del vino alavés en Euskadi, ya que el vino de Rioja Alavesa apenas representan un 20% del total que se consume en los bares y restaurantes vascos (otras bodegas de Rioja tienen una importante presencia, especialmente en Vizcaya y Guipúzcoa).

Promoción y venta online

Asimismo, la Diputación tiene previsto destinar otros 250.000 euros para acciones y eventos promocionales del vino, el txakoli y la sidra en mercados potencialmente interesantes y con alto poder adquisitivo en Euskadi. Una tercera medida del plan alavés para fomentar el consumo de sus vinos en la hostelería es la creación de una plataforma de venta online, destinada a aquellas bodegas de Rioja Alavesa que no son los que están en los lineales de supermercados, con el fin de darles visibilidad.

La entidad destinará 365.000 euros a este fin, incluyendo la formación de bodegueros y la resolución de los problemas logísticos que muchas empresas, sobre todo las de menor tamaño, tienen para llevar sus botellas al cliente final. Existe un cuarto eje que son los bonos de compra de producto local, con una dotación económica de 300.000 euros dirigida a establecimientos especializados alimentos de 'kilómetro cero'. La Diputación impulsará el consumo en estos locales de productos propios.

Si quieren mi franca opinión, nunca he sido muy proclive al proteccionismo sino más bien al libre mercado, pero hay situaciones en las que es necesario preservar lo propio (sin por ello renunciar a lo ajeno). Granada es una provincia productora de buenos vinos, con una gran diversificación de tipologías debido a la orografía y latitud de nuestra provincia. ¿Y si nosotros nos pusiéramos también manos a la obra? Beneficiará a nuestra economía, a las personas de nuestra provincia y, además, disfrutaremos de vinos ricos y sorprendentes. Y nuestros poderes públicos no deberían quedarse al margen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios