URGENTE Localizan a ocho menores sin escolarizar y en situación de riesgo en la comuna hippie de Órgiva

Navidad Todas las actividades en Granada: días, horas y sitios para no perderse nada

Cómic

Un plan sencillo

  • Cuando la temida ley de Murphy aparece, todo lo calculado puede transformarse en un auténtico caos

Detalle de la portada del cómic.

Detalle de la portada del cómic.

Si los desaparecidos escritores James Hadley Cahse, Jim Thompson y Elmore Leonard, nombres clave del género negro y su evolución, expansión hacia otros terrenos y argumentos, tuvieran la oportunidad de opinar sobre la calidad del cómic Balas Perdidas, estoy seguro que uno de los primeros adjetivos que acudiría a sus bocas es “sobresaliente”.

Y es que ellos comprenderían muy bien, tal como reflejaron en muchas de sus novelas, que una buena historia noir también puede acontecer en un ambiente de lo más cotidiano, uno de esos hogares norteamericanos en los que, en apariencia, nunca pasa nada pero una explosión de violencia puede llegar en el momento menos esperado.David Lapham, el autor de este cómic, ha creado, a lo largo de los años, una rica saga en la que utilizando el método “vidas cruzadas” nos ha ido presentando, saltando con genialidad a través del tiempo, las historias de varios personajes.

En Sunshine & Roses, su argumento se ha centrado en la relación que nace entre Orson, un chico de lo más normal que, atraído por la oscuridad de un mundo que no conoce, beberá los vientos por uno de los personajes más rico en matices y a la vez problemáticos de esta historia, Beth.

Juntos, entre el consumo de drogas, alcohol y sesiones de sexo desenfrenado, van a trazar un plan con el que hacerse con una sustanciosa cantidad de dinero y, a la vez, salvar la vida de Rita, su mejor amiga, a la que el peligroso Kretch, un tipo del que yo no me fiaría ni un pelo, retiene…

Todo parecía calculado al milímetro en una maqueta donde reprodujeron el plano del antro al que debían acceder, el Cock’s Crow, un lugar lleno de prostitutas y, sobre todo, mucho, muchísimo peligro, ya que al frente de éste se encuentra Spanish Scott, al que todos los que seguís esta saga ya conocéis, sabiendo que más vale no meterse con él.

Pero claro, este nuevo volumen publicado por Ediciones La Cúpula no lleva el subtítulo de ‘Cambio de planes’ por casualidad, ya que la torpeza, el descontrol que anida en la cabeza de sus protagonistas, mezclado con una considerable cantidad de alcohol y falta de sueño harán que nada, pero nada, salga como Beth y Orson habían calculado, encontrándonos a la vuelta de cada página con situaciones del todo inesperadas, de las que pocos de sus protagonistas van a salir del todo indemnes.

Y es que estos personajes que tan bien maneja Lapham acarrean, como Beth, un pasado que los ha marcado de por vida, siendo ella un perfecto ejemplo, cómo vamos a poder ver en el capítulo titulado La pequeña B y Boris, en el que daremos un salto a la infancia de la joven, en una peripecia surrealista pero que nos va a dar la principal pista de el por qué de su comportamiento y devoción por Amy Racecar, un personaje ficticio, y que nace de un violento episodio que implica directamente a sus progenitores.

Otro de los personajes clave en la trama, a su pesar, es el joven hijo de Rose, otro de los peones en el plan. El chico sufre un retraso que le convierte en diana de las maldades de una pandilla de chicos del barrio.

¿Y qué podía ser lo peor que ocurriera en este momento? Pues que a sus inocentes manos llegue un arma de fuego que roba a la descontrolada de su madre, que tan solo piensa en volver a llevarse al deseado Orson al catre.

Pues bien, Beth, Orson, Rita, Rose, Joey, Spanish Scott, Monstruo, BJ y algunos personajes más que vamos a irnos encontrando a lo largo del relato componen el rico dramatis personae de este cómic, esta serie que se ha convertido, por méritos propios, en una de las mejores muestras de lo que el talento de un autor como David Lapham, que también ha cultivado, y sigue haciéndolo, otros géneros, puede hacer con un argumento de tono criminal.

Y si cuando lleguéis al final de este volumen os quedáis con ganas de más, tened paciencia, amigos lectores, ya que aún vamos a poder disfrutar de las peripecias de estos personajes en los dos tomos que restan para completar esta saga, que seguro no tardarán demasiado en llegar a las librerías españolas.

Lo dicho, en ocasiones es mejor dejarse llevar por las circunstancias que planear unos pasos, ya que lo inesperado siempre puede aparecer y darle la vuelta a todo.

Y si no que se lo digan a Beth y Orson…

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios