Corpus

La Custodia marca el punto álgido de las fiestas del Corpus

  • Miles de personas acudieron ayer a la procesión del Corpus Christi, una de las más características del país y que marca el inicio de los días grandes de la feria · La salida se prolongó más de dos horasLa ciudad vivió ayer el día grande de las fiestas del Corpus con la procesión de la Custodia, a la que acudieron miles de personas de toda la provincia y también turistas atraídos por esta tradición

La jornada de ayer cumplió con todas las expectativas guardadas durante todo un año: ser el día grande de la ciudad, la fiesta del Corpus Christi, la de uno de los jueves que, como dice el refranero, reluce más que el sol.

Desde primera hora de la mañana -algunos desde las 07:00- ya había gente esperando y guardando el sitio para ver pasar la procesión con la comitiva más larga de la provincia. Una espera incluso por turnos ya que los preparativos del cortejo comienzan a las 11:00. Este año, el paso de la custodia salió de la Catedral a las 12:30 y regresó a las 14:00 horas.

En este aspecto, no deja de sorprender cada año el ingenio por conseguir un sitio: están los que se llevan la silla de la playa o las plegables, los que unen con cuerdas las que compran por el recorrido oficial para tenerlas juntas, los que se fabrican letreros incluso plastificados con la leyenda reservado y los que se hacen los despistados y pasan por delante justo cuando llega la comitiva quedándose, casualmente, en primera fila.

Los balcones engalanados -este año con el aliciente del concurso instaurado por el Ayuntamiento-, la gente con ropa nueva, los altares preparados -seis en todo el recorrido- y las hierbas aromáticas esparcidas por el suelo a lo largo de todo el recorrido componían el escenario perfecto para la película de la procesión, recogida por miles de cámaras fotográficas de las miles de personas de toda la provincia y de fuera que llenaban las calles del centro.

Este año, las hierbas aromáticas han recuperado una estampa antigua. Los operarios de Inagra, los encargados de esparcir las hierbas unas horas antes de la procesión, iban cogiéndola de las alforjas de dos burros que los precedían. Un carácter más rural dado que las hierbas se cogen tradicionalmente de la Vega granadina.

Poco antes del comienzo la comitiva civil llegó a la Plaza de las Pasiegas. Policías a caballo y los dos nuevos personajes históricos -el heraldo timbalero y el heraldo de Castilla- precedían a la corporación municipal casi al completo con el alcalde, José Torres Hurtado, al frente. También iba la banda municipal y de nuevo el desfile de gigantes, cabezudos y la Tarasca en su segunda aparición tras su desfile del martes. Y el grupo municipal de coros y danzas, que bailó ante los altares instalados en el recorrido.

Cuando se abrieron las puertas de la Catedral comenzó a salir el cortejo con un orden preestablecido que se repite año tras año. Banda de Cornetas de Jesús Despojado, niños de comunión, hermandades y cofradías de Semana Santa, hermandades de gloria, cofradías de la provincia y el clero -con representación de todas las órdenes religiosas presentes en la provincia y sacerdotes de todas las diócesis- precedían al paso de la Custodia, que salió a las 12:30 entre un estruendo de cohetes y aplausos de los que esperaban en la Plaza de las Pasiegas.

Este año, el paso del cortejo ha resultado más sobrio y con menos bullicio y cánticos.

Los costaleros sacramentales, mandados por José Carvajal e hijo y que cumplen este año su treinta aniversario, se encargaron de llevar a costal el paso con un andar característico y levantás a pulso aliviado por lo que significa llevar a Jesús Sacramentado. Paradas cada pocos metros por las dimensiones del cortejo y otras obligadas en cada uno de los seis altares instalados marcaron la procesión de la Custodia, que estuvo en la calle aproximadamente una hora y media. La Custodia es una obra de arte original donada por Isabel la Católica sobre paso realizado en los talleres del orfebre granadino Miguel Moreno.

A su paso, aplausos, cánticos populares y muchos pétalos de flores que llenaron el paso de color ante el adorno de flores blancas, espigas y uvas que tradicionalmente exornan el conjunto.

Justo detrás de la Custodia, el arzobispo, Francisco Javier Martínez, que volvió a derrochar simpatía con la gente y no dejó ni un momento de saludar a jóvenes y mayores.

Después, el palio de respeto y ya la comitiva civil que cierra el cortejo. Representación de la Diputación Provincial, el nuevo teniente general jefe del Madoc, Francisco Puentes Zamora y la representación municipal -con todos los concejales del PP, algunos del PSOE y ninguno de IU-.

Al finalizar el recorrido, la Custodia volvió a entrar a la Catedral, donde se bajó la forma consagrada y se produjo la exposición por parte del arzobispo ante una lluvia de pétalos en el interior de la Seo. El domingo, festividad litúrgica del Corpus, vuelve a salir a las 20:00 horas con otro recorrido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios