Corpus de Granada 2019 'Miralá' cara a cara, que ya es la feria

  • Las sevillanas imperan durante la feria pero también hay espacio para otros géneros en diversas casetas

Dos chicas bailan sevillanas en la feria Dos chicas bailan sevillanas en la feria

Dos chicas bailan sevillanas en la feria / Álex Cámara (Granada)

Hace poco se cumplía una efeméride significativa. La leyenda del tiempo, un hito dentro de la música y la fusión cumplía cuarenta años. Este disco, que recogía el genio de Camarón (se inspiró para las letras de las canciones en textos de Federico García Lorca) junto a la guitarra de Tomatito, y colaboraciones de otros, es irrepetible. Este episodio ha coincidido con el transcurso de la Feria del Corpus, que comparte algo con este trabajo, pasión por el flamenco.

Sevillanas, rumbas y flamenco fusión son la norma. De los altavoces de las casetas de la feria salen los sonidos de canciones como Muchas flores de Rosario, las sevillanas Desde mi puerta, Ay mi paloma, La Virgen viene a mi casa, Cántame de María del Monte y otras muchas, y El ritmo de María de Andy y Lucas.

Están asociados a las ferias estos estilos musicales, sobre todo las sevillanas. Este palo del flamenco, principal estilo del folclore bailable de Sevilla, es descendiente directo de la seguidilla de la ciudad andaluza. Pero este tipo de acontecimientos también dan cabida a otros ritmos, como la bachata, el punk, el rock and roll y la electrónica.

Asistentes a la feria pasan por calle la Zambra Asistentes a la feria pasan por calle la Zambra

Asistentes a la feria pasan por calle la Zambra / Jaime Cinca (Granada)

Y también, si por algo se caracteriza la feria del Corpus Christi es por su carácter ecléctico en cuanto a lo musical. De hecho si se tiene preferencia por los ritmos que provienen de Iberoamérica podrá bailarlos en la caseta de La Universitaria, el mejor del punk y rock and roll en La Pecera y el pop español de los años ochenta y noventa en La Chica Flamenca.

El dueño de la caseta de UGT señala a este periódico que ellos en su local ponen: “Sevillanas y rumbas sin parar durante la feria , es decir, un ambiente flamenco”. En el mismo sentido se pronuncia el encargado de La Casa de Motril, Manuel Fernández, que sostiene que sus listas las configuran con música de feria. El encargado de la caseta Malafollá, José Fernández dice que durante el día “meten” muchas sevillanas intercaladas con música popular actual.

El dueño de la caseta La Chica Flamenca, Francis Megías, sostiene que ellos durante la feria programan la música en función de la franja horaria en la que se encuentren: sevillanas al medio día -por las tardes tienen acuaciones de agrupaciones de flamenco- y por la noche cambian un poco de tercio con algo más moderno. Además, como su público está asociado al local que tienen en Pedro Antonio de Alarcón La chica de ayer (la famosa canción de Nacha Pop escrita por el tristemente fallecido Antonio Vega) también programan música popular de los años ochenta y noventa.

1-Jaime Cinca - musica 03 1-Jaime Cinca - musica 03

1-Jaime Cinca - musica 03 / Jaime Cinca (Granada)

No es de extrañar que la música que impere durante las feria sean las sevillanas, pues es un palo alegre, de compás ternario, tres por cuatro, que invita al baile. De hecho, muchas de las calles del ferial tienen nombres de palos del flamenco. Por ejemplo, una de las arterias principales del recinto es la calle zambra, que surge en el Sacromonte; la calle martinete, que se llama así por el palo cuya denominación puede proceder del martillo o de los fuelles de las fraguas de Cádiz, Jerez y Sevilla; y la calle verdiales, considerado por algunos como el ‘punk del flamenco’, un palo que tiene su origen en los montes de Málaga, que se toca en pandas, agrupaciones que incluyen un violín y crótalos, junto con la guitarra.

Y en torno al punk y estilos más eléctricos, la feria también ofrece la posibilidad a todos aquellos que quieran disfrutar de esos estilos en La Pecera, la tradicional caseta del Partido Comunista, donde el responsable de la música, Óscar Arenas, señala que para ellos la música es fundamental.

Por los altavoces del local se puede escuchar desde Reincidentes, pasando por Boikot a otros estilos, como el drum and bass mezclado con La Polla Récords. Tipos diferentes y un sentido del gusto heterogéneo para un público diverso en esta Caseta. El miércoles, por ejemplo puso música El niño del Albaicín que incluso se arrancó a cantar frente al público que había. “Eso sí, nada de canciones cuyas letras contengan un contenido que invite al odio, ni homófobas, ni que discriminen a la mujer. También ponemos mucha música de grupos granadinos, Lagartija Nick, Niños Mutantes, Eskorzo”, detalla Arenas.

En ese último sentido, en relación a la música de artistas de la ciudad, también se manifestaba Almudena Ciscares de la Caseta El Meneíllo: “Nos adaptamos al público pero se programa música de artistas granadinos para ponerlos en valor, al media día, flamenco, pero fusión”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios