Corpus

Ellos metidos en la cocina y ellas, a bailar con El Rey del Despecho

  • Luis Alberto Posada, famoso cantante colombiano conocido como El Rey del Despecho, actúo en la Caseta de las Américas mientras se disputaba el concurso masculino de huevos fritos

Comentarios 2

"No se lo he dicho a mi mujer en 18 años y te lo voy a decir a ti", respondía tajante y con sorna Pepe de la Torre, socio de la caseta La Cazuela, mientras preparaba los avíos para poner al fuego su caviar de monte.

Así se le conoce entre los caseteros a la receta de Pepe con morcilla cocida en leche "con condimentos secretos". Lo del caviar de monte, el "cocinillas" de La Cazuela lo resuelve con una explicación bien sencilla: "El caviar son las huevas del esturión, ¿no? Y en el monte, ¿qué hay? Esturiones, no. Piaras de cerdos básicamente, ¿no? Y la morcilla es como sus huevas. Las huevas del cerdo. Además también son negras y como el plato está tan bueno, pues le llamamos caviar de monte. Las huevas del cerdo, está clarísimo."

De huevos y huevas va la cosa porque en la caseta El Revuelo celebraron anoche su tradicional concurso masculino de huevos fritos pasada la medianoche. Sólo les está permitido a los maridos blandir la rasera y la idea es de Rodrigo Escudero, de Calzados Jeva, que la importó de su anterior caseta por su tirón popular. Él mismo hace los trofeos del concurso que siempre tienen un elemento alegórico que remite directamente a un par de huevos.

Al cierre de esta edición, no podemos dar el nombre del ganador del concurso, más que nada porque mientras se escriben estas líneas, el aceite de las sartenes no está ni caliente. Anticipé que mojarías en todas las yemas que nos dejarán para emitir nuestro propio veredicto pero el cierre es el cierre. Es posible que por justicia poética el primer premio se lo llevara anoche Paco Campos, de la caseta La Polvaera, que el año pasado se hizo con el segundo galardón. En el concurso de la caseta El Revuelo, lo importante no es sólo freir el huevo y que no se aplaste, ni se rompa la yema o se cuaje, puntúa mucho la decoración.

Paco apostó en el concurso del año pasado por una presentación preciosista. Acomodó su huevo frito en una especie de lecho de tocino, a modo de macetero, según sus propias palabras, del que salían unas tiras de zanahorias como ramitas y unas anchoas enrolladas en los extremos. Para esta ocasión, Campos se había decidido por una composición mucho más procaz: remolacha en tiras por encima del plato, dos huevos fritos en mitad del plato sin freír y un chorizo en medio. A buen seguro que anoche fue mucho más fácil adivinar la figura que proponía Paco con los dos huevos y el chorizo que la del año pasado con su arbolito de zanahorias.

Lo que está claro es que las cocinas son de ellos en el Ferial. Ellas se ponen el traje de faralaes y les ceden los delantales, muy flamencos por ejemplo en el caso de los pinches de La Cazuela, que tienen volantes rojos y lunares negros. En la caseta de Los 17, en la calle La Zambra, cada día cocina un socio. El martes fue Pedro López, más conocido como Perico entres los socios, el que se marcó una cazuela de fideos que vino muy bien con el nublado. Ayer, que castigó el sol a más no poder, tocaba Lomo "a los 17", una variedad propia al estilo riojana que tiene el punto de Plegue, que es como llaman los amigos a Antonio Pérez Pleguezuelos. Además de "cocinillas" es también el webmaster de la página de esta caseta en internet, que está muy actualizada. Ayer ya estaban subidas las mil cuatrocientas -sí, han leido bien-, las mil cuatrocientas fotos de la noche anterior. De hecho, hay que conetarse a un servidor especial para poder descargárselas y Plegue lo explica todo paso a paso. Tiene mano con internet y también con el magro. Hoy le toca a él también ponerse al fogón. Carne con tomate es el menú.

Si los mediodías se animan, las noches ya se descontrolan. Ayer de madrugada mientras se decidía quién era el Rey del Huevo Frito en El Revuelo, dos casetas más allá, estaba cantando El Rey del Despecho en la Caseta de las Américas para un centenar de fanáticos colombianos que pagaron 30 euros por la entrada.

El Rey del Despecho

"Es como si habláramos de Bisbal en mi país", nos explicó Jhon Jairo Carmona, responsable de esta simpática caseta que debuta este año en el Real y ha sido distinguida con un premio por los caseteros. Junto con Jorge López Pérez, presidente de ASOCOL, Asociación de Colombianos en Granada y socio de la caseta, Jhon Jairo se ha arriesgado a traer a este célebre artista colombiano al albero granadino para que demuestre porque le llaman El Rey del Despecho.

Despecho es la etiqueta con la se conoce en Colombia a los cantantes melódicos, principalmente de valses, corridos o boleros, que en sus letras hablan de una honda angustia o desesperación. No hay canciones alegres en el estilo Despecho pero sí que había alegría anoche en la pista de baile de la Caseta de las Américas, que para más de uno será el gran descubrimiento de este Corpus.

Hoy, más huevos. En la degustación de la caseta de La Marimorena pero rotos en este caso, que es como estamos ya casi todos y lo peor es que sólo es jueves.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios