Puerto

El velero escuela Labora ya está en Motril con el objetivo de cruzar el Atlántico

  • La iniciativa, con la que se trata de aprender a convivir y navegar en un espacio reducido de solo 22 metros, quedó paralizada por la pandemia del coronavirus

El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, José García Fuentes, en su visita al velero escuela Labora. El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, José García Fuentes, en su visita al velero escuela Labora.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, José García Fuentes, en su visita al velero escuela Labora. / G. H.

El velero escuela Labora, de la Asociación Liberty International Sailing Club, se encuentra atracado en el muelle de Poniente del Puerto de Motril donde prepara la "arriesgada y dura aventura" de cruzar el Oceano Atlántico, una idea que quedó truncada por la pandemia y el cierre de fronteras.

Se trata de una asociación creada hace dos años por un soñador que decidió deshacerse de todas sus pertenencias en EEUU y dirigir toda su experiencia en la navegación para explorar y transferir conocimiento entre los amantes del mar, según informó el Puerto de Motril.

El pequeño velero, de 22 metros de eslora y 4,5 de manga, está concebido como un buque escuela "donde los alumnos centran su aprendizaje en la vida a bordo y en la resolución de los problemas derivados de la mecánica, la fontanería, la interpretación de las cartas de navegación, reparación de velas, trabajo con las cuerdas, nudos marineros y, sobre todo, la convivencia en un espacio tan reducido", señala Marcos López de Felipe, primer oficial de cubierta, que añade que "navegar es una pequeña parte de la enseñanza".

Marcos López es hijo de Camilo López, el que fuera práctico en el Puerto de Motril hasta su jubilación. El Labora, de dos palos y seis velas, fue construido en 1939 como barco de pesca en el mar del Norte hasta que en 1980 fue adaptado como yate para la celebración de fiestas privadas, aunque durante 30 años nunca más navegó.

Es a partir de 2019 cuando recobra vida con la Asociación Liberty International Sailing Club. Su tripulación es muy variada en cuanto a nacionalidades (alemanes, americanos, españoles) y número de personas que la forma, que varía en función a las necesidades de cada momento.

Para llegar al Puerto de Motril y tras zarpar de Dinamarca, el barco ha tenido que surcar el mar del Norte hasta Inglaterra, Francia, San Sebastián, la costa de Portugal y adentrarse en el Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar. Marcos López, en nombre de la asociación propietaria del barco, agradeció al presidente de la Autoridad Portuaria de Motril la colaboración prestada para que el velero pueda estar atracado en el muelle de Poniente, "porque de lo contrario tendríamos que estar fondeados". Éste por su parte les ha deseado "buena singladura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios