LEB Oro | Coronavirus

Arturo Ruiz: “El parón es un serio problema para los jugadores del Covirán Granada”

  • El preparador físico del Covirán Granada señala que “tengo un gran grupo de profesionales” pero es consciente que el parón “afectará” en el regreso a la competición

Carlos de Cobos es de los pocos jugadores que tiene material para trabajar en casa. Carlos de Cobos es de los pocos jugadores que tiene material para trabajar en casa.

Carlos de Cobos es de los pocos jugadores que tiene material para trabajar en casa. / Fundación CB Granada

La epidemia del coronavirus ha generado en el mundo del deporte un escenario novedoso. La incertidumbre por desconocer la fecha de regreso a la competición en los distintos deportes no sólo afecta a los jugadores y los aficionados. También a los cuerpos técnicos de los diferentes equipos, que se han tenido que adaptar a las circunstancias actuales. Uno de ellos es Arturo Ruiz, entrenador ayudante y preparador físico del Covirán Granada.

El responsable de poner en forma a los pupilos de Pablo Pin reconoce que cada jugador de la plantilla rojinegra “tiene un plan individualizado en función de sus puntos fuertes y débiles, pero diariamente hablo casi con todos y ya estoy planificando el próximo mes a la espera de novedades”. Y es que la situación generada por el Covid-19 hizo que pocos jugadores pudieron llevarse a sus casas material para poder entrenar y tratar de mantener la forma física. “Algunos jugadores tienen material pero otros no tienen absolutamente nada. Se pudieron llevar algunas pesas del Palacio pero poca cosa, lo que les dio tiempo” señala Ruiz, que ha tenido que tirar de imaginación para que los profesionales no estén parados en sus hogares.

Material poco usual

Principalmente, los ejercicios que realizan son con su propio peso corporal tratando de “adaptar los ángulos para que tengan más incidencia en el músculo que se trabaja dado que no pueden ir a ningún lado”. El objetivo es claro y no es otro que “evitar que pierdan la forma pero está claro que van a perder porque, al final, el deporte que están practicando no lo hacen. La idea es minimizar esa decreción del rendimiento”. Y entre los elementos empleados para trabajar se encuentran “palos de escobas, garrafas de aceite o mochilas con peso”.

“Hay que adaptar muy bien las cargas para recuperar el máximo nivel lo más pronto posible”

Pero siempre existe la duda de si los trece jugadores del plantel granadino realizan correctamente el plan que se les ha enviado. Por ello, Arturo Ruiz ha programado ya dos entrenamientos voluntarios por Skype al que han acudido “el 80% de la plantilla, cuerpo técnico e incluso el presidente, Óscar Fernández-Arenas. Todos nos veíamos y terminamos haciendo una sesión de una hora y cuarto de entrenamiento de fuerza, aeróbico y un circuito”. Pero, además, este entrenamiento grupal sirvió para “fomentar la química de equipo. El buen rollo siempre lo ha habido pero, además, tengo la suerte de trabajar con buenos profesionales”.

Compromiso

Como en todos los ámbitos laborales, siempre hay quien se involucra más. En ese sentido, el responsable de la preparación física de la entidad granadina resalta que “tengo bastante trabajo porque la plantilla tiene mucho interés. De hecho, al terminar la última sesión un jugador ya me estaba preguntando que qué hacía para estirar, si se ponía hielo...”. Entre ellos se encuentra Diego Kapelan, que se encuentra en Estados Unidos, con el que “hablo todos los días y me manda vídeos de los ejercicios que hace para le dé el visto el bueno o lo corrija”. De ahí que tire de humor para apuntar que “creo que tengo hasta más trabajo que en pretemporada. Es algo extraordinario porque no tengo los recursos que suelo tener en el pabellón, pero con esta situación que vivimos nos hemos dado cuenta que no hace falta tener tanto material para mantener a la gente positiva y motivada”.

Arturo Ruiz, a la izquierda de Pablo Pin, durante un minuto de silencio en el Palacio de Deportes. Arturo Ruiz, a la izquierda de Pablo Pin, durante un minuto de silencio en el Palacio de Deportes.

Arturo Ruiz, a la izquierda de Pablo Pin, durante un minuto de silencio en el Palacio de Deportes. / Carlos Gil / Archivo

La alimentación es otro de los ámbitos que más le preocupa pero la mano derecha de Pablo Pin confía en sus pupilos: “Los jugadores, de por sí, ya llevan buenos hábitos en su alimentación y preguntan tanto a mí como al médico o al fisio durante la temporada. Pero ahora, entrenando en casa, el gasto calórico es menor que cuando compiten, por lo que se les ha dado una pautas para que controlen mucho la alimentación, al ser días propensos para coger peso por estar tanto tiempo parados en su hogar” resalta, y es que es “pasar del todo a la nada y eso hay que controlarlo”.

“Algunos jugadores tienen material pero otros no tienen absolutamente nada"

Frenar en seco en la parte más importante de la temporada hace mucho daño a los deportistas profesionales. Ruiz es consciente de ello y ha tomado las medidas oportunas pero es sincero al confirmar que “el parón es un serio problema porque estábamos en un alto nivel de competición y de repente paras”. Sobre todo porque los datos están ahí: “Por cada semana que no entrenes, se puede perder un 10% de tu capacidad aeróbica y cardiovascular y cada semana cuenta”, apunta. Ello hace que haya que trabajar con mucho cuidado porque “vas perdiendo, vas perdiendo y de pronto, si se reanuda la competición, hay que ponerse a jugar tres partidos por semana y eso hay que saber gestionarlo”.

Controlar las cargas

Porque se habla mucho de, cuando se reanude la competición si es que ocurre, hacer una minipretemporada en el regreso a la rutina diaria. Pero esto no es lo más propicio pues, según el ayudante de Pin, “no se puede hacer una pretemporada como tal porque llevan 32 semanas de trabajo con lo que ello supone en impactos. No es como en verano que llevan tres meses sin competir”. De ahí que su labor sea mucho más importante porque “hay que adaptar muy bien las cargas para darles el estímulo necesario para recuperar el máximo nivel lo más pronto posible, pero teniendo en cuenta esas 32 semanas”. Porque tanto una excesiva intensidad como quedarse corto afecta, por lo que “hay controlar bien las cargas dado que el riesgo de lesión es mayor porque habrá que jugar varios partidos a la semana. Y es que tanto si te pasas de cargos como si te quedas corto, el jugador al final va a pasar de un estado de relajación o reposo al máximo nivel competitivo en los dos últimos meses de competición, que es donde se decide todo”.

Lesionados

No obstante, esta situación tiene su punto positivo que no es otro que poder recuperar a los jugadores que en las últimas jornadas estaban lesionados como los bases Carlos Corts y Carlos de Cobos y otros que tenía molestias físicas. Al hilo, Arturo Ruiz manifiesta que “es la parte positiva. Tanto Corts como De Cobos se están recuperando y los que tenían molestias están tomando una serie de vitaminas y realizando ejercicios específicos para las articulaciones y tendones que, con tantos impactos, se llevan la peor parte. Esas molestias, si no se trabajan bien, pueden volver porque con simple reposo tampoco es suficiente para que desaparezcan”.

"El buen rollo siempre lo ha habido pero, además, tengo la suerte de trabajar con buenos profesionales”

En cualquier caso, su trabajo siempre es coordinado por Pablo Pin dado que “todo el cuerpo técnico también estamos en contacto diariamente y viendo partidos porque, si la competición se reanuda, hay que estar preparados. Pablo Pin confía bastante en mi trabajo y me dijo que preparara sesiones porque esto iba a ir para largo”, de ahí que diariamente le comente “la evolución de todos los componentes de la plantilla”.

Ayuda

Pero en su tarea también tiene ayuda externa puesto que los preparados físicos de LEB Oro “tenemos un grupo por WhatsApp y, aparte, yo tengo amigos en ACB y, por ejemplo, la asociación de preparadores físicos dio online una charla con expertos. Ahora tenemos más tiempo para hablar y eso hace que nos llamemos y nos consultemos qué hacemos diariamente. Quieras que no es un apoyo porque, al final, estamos todos en una misma situación”, sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios