Covirán Granada-Zunder Palencia La Crónica

El Covirán Granada se exhibe ante el colista (109-87)

  • Clara victoria, otra vez con Costa al mando, cimentada en un sensacional primer tiempo y un tercer cuarto de éxtasis anotador

Thomasson lidera una acción en ataque del Covirán Granada

Thomasson lidera una acción en ataque del Covirán Granada / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

El Covirán Granada logró su cuarta victoria de la temporada, y la tercera en cuatro jornadas, al vencer este sábado en el Palacio por un claro 109-87 al Zunder Palencia, que se descuelga como colista de la clasificación con un solo triunfo.

El Covirán Granada cimentó la victoria en un sensacional primer tiempo, liderado por un excelso Lluis Costa, muy acertado en ataque y con explosiones anotadoras como la de Kramer, con once puntos al inicio del segundo cuarto, o Cheatham.

En el tercer cuarto puso la directa hasta verse los mejores minutos de la temporada en el Palacio y dejando que el último acto sólo fuese un trámite en el holgado y claro triunfo rojinegro.

Casi lleno en el mejor partido de la temporada y buen debut de Rousselle, mientras que fue baja por problemas de espalda Germán Martínez.

Para no perder las buenas costumbres, lo primero que pasó en el partido fue un triple de Costa y una sensacional asistencia desde la distancia del base para la canasta de Felicio (5-0).

Cheathan, para dentro la primera que intentó, se unió pronto a la fiesta inicial para que el Covirán empezara mandando (11-5, 4’).

Se metió en el partido el Zunder Palencia con un par de tiros exteriores, pero Cheatham tenía la muñeca caliente y enchufó dos triples más seguidos (19-10, 6’) para que Marco Justo tuviera que parar el partido.

Se estrenó con el Covirán Granada Rousselle, que lo primero que hizo fue dar una asistencia a Pere Tomás y la diferencia se alargó hasta el 23-10 porque los locales dominaban el rebote, defendían bien y atacaban mejor. Hasta ese momento, en los minutos siguientes no.

Encontró algo de fluidez ofensiva el Zunder Palencia al final de un primer cuarto que acabó 26-20 tras un parcial visitante de 0-7.

Salió el Covirán Granada en el segundo cuarto enchufado y con los secundarios aportando en ataque (35-22, 12’ tras cinco puntos seguidos de Kramer).

El alemán estaba absolutamente desatado y le entraba todo (41-24 con once puntos de Kramer en poco más de tres minutos). Otro triple de Costa, con un acierto altísimo en los locales, llevó la renta a los 18 puntos mediado el cuarto (44-26).

Los visitantes también lo fiaban casi todo al lanzamiento exterior y un parcial de 2-8 hizo que Pablo Pin pidiera tiempo muerto para evitar que la renta bajara más (46-34, 17’).

Funcionó el parón, Thomasson y Costa se pusieron al mando de las operaciones y acabó el cuarto con un parcial de 9-1 para llegar al descanso con un 55-37 que todos firmaban antes de empezar y que olía a partido muy encarrilado.

Segundo tiempo

Era difícil mantener el nivel de acierto en el segundo tiempo, aunque con Costa y con Cheatham todo es posible. Un triple de cada uno para frenar la impetuosa salida de vestuarios visitante y tiempo de Justo porque la renta ya era superior a veinte puntos (65-44, 23’).

Y a la vuelta de los banquillos, otro de un imparable Cheatham para poner en pie el Palacio (68-44), que poco después coreó el “Costa selección”.

El Zunder Palencia vivía de los tiros libres, con el Covirán cometiendo pronto las cinco faltas, aunque lo importante es que la diferencia se mantenía (74-51, 27’).

Un 3+1 de Thomasson hizo que la renta ya estuviera más cerca de la treintena que de la veintena (81-55) y se entró en el cuarto final con 90-64 tras triple casi sobre la bocina de un más que cumplidor Rousselle.

El último acto, que el Covirán Granada empezó con tres minutos sin anotar y con la eliminación por faltas de Kairys, se hizo eterno por la multitud de tiros libres que hubo, aunque con todo decidido no sirvió para casi nada, ya que la diferencia siempre se mantuvo por encima de los veinte puntos.

La alegría fue completa con el estreno en los últimos segundos de Hugo Megías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios