Marín-Covirán Granada | Crónica y resultaado El Covirán Granada, incapaz en la cancha del colista (80-72)

  • El equipo de Pablo Pin mantiene su pésima racha en sus partidos lejos del Palacio de Deportes

Watson machaca el aro del conjunto gallego

Watson machaca el aro del conjunto gallego / Photographers Sports (Marín)

No pudo el Coviran Granada, que cayó en la cancha del colista Marín en un encuentro igualado en sus tres primero cuartos y que se decidió en un último acto en el que los granadinos no supieron ganar.

El equipo de Pin, en el que De Cobos jugó con gripe y Manu Rodríguez fue baja por dolores abdominales, sabía que no iba a resultar fácil batir a los gallegos y que para tener alguna opción debía defender con uñas y dientes y jugar con mucha intensidad del 200 por cien. Lo hizo con un inicio espléndido en el que, tras un breve intercambio de canastas, consiguió abrir brecha en el marcador. Un parcial de 0-8 colocó a los nazaries con nueve puntos (5-14, 6’).

Igualdad

Sólo desde la línea de tiros libres consiguió el conjunto local romper su sequía anotadora, aunque el Covirán mantuvo su ventaja de la mano de Alo Marín y Watson (9-18, 7’). Pero el Marín movió ficha y con un cambio de defensa se puso a rebufo de los visitantes (16-18), aunque un triple final de Kapelan dejó el marcador en 16-21 al final del primer cuarto.

Manu Rodríguez fue baja de última hora debido a dolores abdominales y De Cobos jugó con gripe

El Covirán trató de recuperar la intensidad defensiva en el siguiente acto y logró frenar a su rival durante un minuto y medio, en el que Watson y Kapelan aumentaron la ventaja hasta los ocho puntos (16-24). Pero el cuadro gallego no había dicho la última palabra y volvió a mostrar su mejor cara, asfixió el juego ofensivo de los de Pin con una defensa presionante. Orellano, Doorson y Mazaira machacaron el aro contrario y dieron la vuelta al luminoso (25-24, a 5’40’’ para el descanso).

Carlos Corts, en labores de dirección Carlos Corts, en labores de dirección

Carlos Corts, en labores de dirección / Photographers Sports (Marín)

Hasta tres minutos y medio estuvo sin anotar el cuadro granadino, pero con su quinteto estelar de nuevo en pista se rehizo y volvió a colocarse por delante en el marcador (28-33). Continuaron unos y otros haciendo la goma hasta que el reloj marcó el final de la primera mitad con ventaja granadina:32-36.

Segunda parte

En la reanudación había que ver si los granadinos conseguirían aguantar el ritmo o acusarían el desgaste físico realizado en la primera mitad.

Empezaron con pequeños arreones que contrarrestaron pronto los locales (40-44, 24’). El conjunto gallego trató de dar un nuevo giro al partido con otro cambio de defensa y rotaciones en el banquillo que sorprendieron a los de Pin, a los que dejaron hasta dos minutos y medio sin anotar. Mientras, los locales, sin prisa pero sin pausa, habían conseguido volver a colocarse por delante en el luminoso (46-44).

Empató Guille Rubio de nuevo y el toma y daca volvió a empezar hasta que otro arreón de los granadinos, con una defensa en zona muy efectiva, les permitió volver a conseguir un pequeño colchón de cinco puntos a falta de 1’26’’ para el final del tercer cuarto (49-54).

Watson elevó la ventaja hasta los siete puntos cuando restaban solo 40 segundos para el minuto 30 (49-56), aunque una canasta final de Díaz dejaba el marcador en 51-56 al final del cuarto.

Los nazaríes se desmoronan

El partido estaba muy abierto y visto lo visto cualquier cosa podía pasar. Lo que pasó, de inicio, fue que Marín empató el encuentro de nuevo en el primer minuto y medio (56-56). El choque siguió siendo de ida y vuelta y el Covirán empató de nuevo (59-59). Pero Mazaira golpeó duro y colocó a los locales con cinco puntos de ventaja (64-59, 33’).

Pin da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto Pin da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto

Pin da instrucciones a sus jugadores en un tiempo muerto / Photographers Sports (Marín)

Ya no hubo mas. A partir de ahí el encuentro se rompió a favor de los locales, que esta vez supieron mantener el ritmo para ir abriendo brecha poco a poco ante un rival agotado que lo intentó todo, pero que ni pudo ni supo romper en la pista del colista su pésima racha como visitante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios