Ourense-Covirán Granada | La crónica

El Covirán Granada la pifia en la cancha del Ourense (79-74)

  • El conjunto de Pablo Pin desconecta en el último cuarto y tira por la borda una ventaja que llegó a ser de 17 puntos mediado el segundo acto

  • Es la cuarta derrota consecutiva de la escuadra rojinegra

El Covirán Granada cayó víctima de sus errores El Covirán Granada cayó víctima de sus errores

El Covirán Granada cayó víctima de sus errores / Photogaphers Sports (Orense)

El Covirán Granada no levanta cabeza y, ante el Ourense, sumó su cuarta derrota consecutiva. Los de Pablo Pin fueron superiores a su rival durante media hora y se vinieron abajo en el último cuarto, en el que los gallegos apretaron y dieron la vuelta al marcador faltando un minuto para la conclusión. 

Carlos de Cobos pasa el balón a un compañero Carlos de Cobos pasa el balón a un compañero

Carlos de Cobos pasa el balón a un compañero / Photographers Sports (Orense)

El conjunto nazarí llegaba a tierras gallegas con urgencias, necesitado de una victoria que rompiera su dinámica negativa y enderezar el rumbo tras los malos resultados. Así, mostró actitud y ganas en los primeros compases, que fueron muy igualados y que arrancaron con una canasta por parte local de Van Wijk. Rubio, que a la postre terminaría siendo el máximo realizador de los rojinegros junto a Bortolussi, con 14 puntos, respondió rápidamente.

Toma y daca

Pero el intercambio de golpes no había hecho más que empezar y Alvarado, con un triple, volvió a poner el marcador en franquicia a los de casa, que no sabían lo que era vencer en el Pazo desde la segunda jornada y que, a base de trabajo y esfuerzo, volvieron a conseguirlo. 

Guille Rubio, uno de los destacados Guille Rubio, uno de los destacados

Guille Rubio, uno de los destacados / Photographers Sports (Orense)

Un parcial de 0-5 devolvía la ventaja a los rojinegros en un primer cuarto muy disputado donde Kapelan, con nueve puntos, lideró el ataque de los suyos. Al final, el alto porcentaje (64 por ciento) en el tiro de los visitantes, que firmaron 11 de sus 17 intentos, les permitió afrontar el segundo cuarto con una mínima renta (22-23) gracias a un lanzamiento desde el perímetro de Bortolussi a falta de cinco segundos para el final.

Los mejores momentos

El segundo cuarto se saldó a favor de los de Pablo Pin, mucho más enchufados y acertados ante el aro rival que el Ourense, que mostró lagunas en defensa y que no supo neutralizar las rápidas transiciones ofensivas de su oponente.

Poco a poco fue abriendo brecha un Covirán Granada que parecía que al fin iba a poner freno a la mala racha de resultados, algo que el tiempo se encargó de desmentir. Así las cosas, un espectacular parcial de 3-19 daba a entender que la victoria, esta vez, no se le escaparía.Pero nada más lejos de la realidad. A falta de cuatro minutos para alcanzar el descanso el electrónico reflejaba un rotundo 25-42 que ponía de manifiesto la comodidad sobre la pista de los visitantes. Los gallegos trataron de reaccionar y comenzaron a acertar en los últimos metros, recortando siete puntos de los 17 que tenía de desventaja y dejando el tanteador, después de 20 minutos de encuentro, en 38-48. Ahí dejó escapar una buena oportunidad de matar el choque el Covirán.

Problemas en el rebote

Y es que a pesar de que tras el paso por la caseta las sensaciones eran positivas, a nivel reboteador las cosas no estaban saliendo como a Pin le hubiesen gustado. De hecho, entre los cuatro pívots nazarís únicamente fueron cuatro los rebotes que capturaron. Unos bagaje muy pobre que lógicamente aprovechó el Ourense para meterse de lleno en el partido, aprovechando las segundas jugadas primero y apretando en defensa después.El tercer cuarto fue ligeramente para los dirigidos por Gonzalo García, que en ningún momento dieron el encuentro por perdido gracias, entre otras cosas, al apoyo de su hinchada. Fue sobre todo superado el ecuador del tercer periodo, al que se llegó con 45-56, cuando el plan de los locales comenzó a surtir efecto, llegando a situar a 5 puntos (53-58) a falta de poco menos de dos minutos para el último cuarto, pero Bortolussi y Rubio pudieron poner tierra de por medio (53-62).

La debacle

Con nueve puntos arriba pero con serias dudas se llegó a la hora de la verdad. Cualquier cosa podía pasar y, para los intereses del Covirán, se dio la peor de las opciones. El descalabro tardó en llegar, algo que endulzó, más si cabe, el triunfo de los orensanos. Los rojinegros mantuvieron la compostura pero se vinieron abajo en el tramo final, justo cuando mejor había que estar, ante un adversario desatado, que les dejó sin oxígeno y al que no le titubearon las piernas para voltear el marcador.

Tres triples consecutivos de los locales fueron fulminantes en los últimos compases del choque

Faltando siete minutos, el Ourense logró el 62-65 que encontró una magnífica réplica de la mano deJosep Pérez y Kapelan, que con sendos triples situaron la contienda nuevamente de cara para los suyos (62-71). Pero a partir de ahí se le fundieron los plomos al Covirán, que se encontró con un parcial de 9-0 que situaba las tablas (71-71) dos minutos antes del epílogo. Kapelan entonces marró uno de sus dos tiros libres y, acto seguido, Ott no perdonó desde el perímetro para poner por delante al equipo de casa (74-72).

Se sumó a la fiesta Edu Martínez, emulando el lanzamiento de su compañero (77-72) para completar una remontada de la que también fue muy protagonista Balaban, con 20 puntos. Noqueado por la situación, el Covirán se quedó sin tiempo, sin fuerzas y sin ideas para evitar el naufragio. Un parcial de 26-12 que fue definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios