Palma-Covirán Granada | LEB Oro El Covirán cae en Palma con la frente bien alta

  • El conjunto de Pablo Pin cae por un punto en un encuentro igualado en el que tras la reanudación siempre fue a remolque

El Covirán cayó en Mallorca en un encuentro muy igualado El Covirán cayó en Mallorca en un encuentro muy igualado

El Covirán cayó en Mallorca en un encuentro muy igualado / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

Un punto. Un maldito punto dejó al Covirán sin Final Four. Un partido equilibrado, igualado, decidido en pequeños detalles, en errores propios y también ajenos, en polémicas arbitrales, pero que se quedó en un enloquecido pabellón de Son Moix dejando a los de Pablo Pin ahogados en la orilla. El equipo se vació hasta el último gramo de energía en 40 minutos intensos.

Devin Wright, el único que se fajó en la pintura local Devin Wright, el único que se fajó en la pintura local

Devin Wright, el único que se fajó en la pintura local

Eléctrico el primer cuarto, con una fuerte defensa individual de Palma y un Covirán que hallaba en los triples su piedra filosofal. Arrancaron poderosos los isleños (7-0), con Fran Guerra mandando en las pinturas, pero pronto Pin selló las vías de acceso al canario.

Igualdad

David Iriarte anotó la primera canasta granadina y luego tres triples consecutivos pusieron a los visitantes por delante (14-16). Cogían renta los nazaríes gracias a un gancho de Wright. En el cuadro local surgió la figura de Barber, pero la igualdad se mantuvo hasta el final del primer acto:22-22.

Guille Rubio es objeto de falta personal Guille Rubio es objeto de falta personal

Guille Rubio es objeto de falta personal / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

El segundo cuarto arrancó con furia granadina. Un mate de Wright y un triple de Bortolussi pusieron por delante a los visitantes (22-27). El encuentro pasó por una fase de desconcierto y errores, aunque un lanzamiento con valor de tres puntos de Josep Pérez obligó a un tiempo muerto de Félix Alonso, que ajustó a los suyos que volvieron a la pista enchufados y endosaron un parcial de 11-0 con el que recuperaron el mando. Parecía que el Palma se iba a ir a los vestuarios por delante (37-32), pero un parcial de 0-5 en los dos últimos minutos selló otro cuarto igualado.

Problemas

Tras el asueto, un triple de Álex Hernández, cinco polémicos segundos a Josep Pérez y la tercera falta de Guille Rubio fueron malas noticias. Fueron minutos de feo baloncesto, con más protestas y fallos que calidad. Pero el carrusel de faltas en un verdadero concierto de silbato pasó de un bando a otro y tres personales a los granadinos, entre ellas la cuarta de Olmos.

Pin paró el choque cuando una valiente entrada a canasta de Quintela puso a los suyos ocho arriba (50-42). Granada pasó a zona 2-3 y el marcador se volvió a ajustar, pero en detalles el Palma se recompuso y amenazó con romper la contienda (55-46).

De Cobos y Bortolussi se echaron el equipo a sus espaldas, con un triplazo el primero y puntos oportunos del segundo. En el último minuto, un triple por bando firmados por Joan Tomás y Bortolussi, dejaron el marcador en 58-54 para los mallorquines a falta de disputarse el último cuarto.

Hasta el último segundo

El Covirán buscó a Devin Wright al inicio del acto decisivo. El pívot sacó faltas y recortó punto a punto, pugna a pugna. Puro coraje (60-59). Mantenía el Palma ventajas muy cortas con los dos equipos con quintetos bajitos en pista debido a que los hombres altos estaban muy cargados de faltas. En esa dinámica, un triple de Álex Hernández puso un amenazante 67-59. Restaban siete minutos y Pin solicitó tiempo muerto.

El cuadro granadino tuvo una última posesión para intentar forzar la prórroga

En al vuelta a la pista Manu Rodríguez demostró que se podía remontar al anotar desde más allá de la línea de 6,75, A continuación, un tapón estratosférico de Iriarte a Uclés. El propio Iriarte clavó un triple desde lejísimos para poner al Covirán a rebufo de los baleares (67-65).

Tras una canasta por bando se entró con el choque igualado en los cinco últimos minutos (69-67). Guille Rubio mantuvo a los nazaríes en la pelea con cuatro tiros libres seguidos, aunque falló un triple que pudo haber puesto a Covirán por delante. El que no falló fue Boris Barac, que puso al Palma cinco arriba. Tocaba la heroica en Son Moix a falta de dos minutos y medio para la bocina.

Olmos falló, Palma jugó en pésimo ataque y Guerra se fue al banco con cinco faltas. Luego, Olmos recortó en el 4,60 con canastas después para Barber y Guille Rubio. Con 76-73 y poco más de un minuto para el final la tensión se cortaba con un cuchillo en Son Moix.

El Covirán tuvo una posesión de 28 segundos para intentar forzar la prórroga. Manu Rodríguez y Josep Pérez fallaron dos intentos de triples y la jugada terminó con una de dos de Guille Rubio a tres segundos del final. Con 76-75 los locales supieron mover el balón hasta agotar el crono y con la bocina estalló Son Moix y el Covirán puso punto final a una inmensa temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios