Covirán Granada | Entrevista

David Iriarte: "Me siento de aquí y me duele la situación del Covirán Granada"

  • El ala-pívot confía en que a base de trabajo y entrega el conjunto nazarí vuelva a recuperar la senda de las victorias

  • Asegura que lo primero es "aceptar la realidad" para que el el conjunto granadino mejore en la segunda vuelta

David Iriarte, durante el último partido del Covirán. David Iriarte, durante el último partido del Covirán.

David Iriarte, durante el último partido del Covirán. / Carlos Gil (Granada)

Trabajo es la palabra que más repite en esta entrevista. Se nota que es un currante. Y estudiante. David Iriarte comparte su trabajo de ala-pívot en el Covirán con sus estudios en la Facultad de Medicina. Éste es el tercer año del mallorquín en Granada y ya se siente de aquí. Tanto que le duele como al que más la situación deportiva que atraviesa el Covirán. Mucho más dolor le ha producido la pérdida de su padre al inicio de la temporada.

¿Cómo está David Iriarte?

A nivel personal intento seguir una línea continua. Es verdad que estudiar y la universidad me ayuda a evadirme un poco de las cosas que me han pasado y de la mala racha que estamos teniendo. Intento no estar muy arriba, como el último día, que jugué bien, ni abajo, como el anterior que hice menos seis. Vengo a entrenar y dejo todos los problemas fuera, que es algo que me ayuda mucho. Creo que estoy mejorando.

Ahora es época de exámenes.

Sólo tengo dos asignaturas este cuatrimestre, así que voy más relajado en comparación con el resto.

¿Qué es más duro ahora, los exámenes en Medicina o la situación del equipo?

Creo que lo más complicado es la situación en la que estamos ahora. Quiero resaltar que muchas cosas son más fáciles de resolver si dependen de ti y otras en las que aunque pongas todo tu esfuerzo, que es lo que creo estamos haciendo ahora cada día trabajado muy duro y con mucho empeño, no salen las cosas. Cuando no sabes qué hacer además de ponerle horas y ganas y no salen bien las cosas es sin duda más complicado.

Pero hay que sacar al Covirán adelante.

Está claro que yendo como vamos, por debajo de las expectativas que había, se hace difícil perder un partido y pasar una semana cabizbajo y triste, y aunque el lunes toca agarrarse a la oportunidad de que hay un partido más y echarle muchas ganas, no es fácil. Pero éste es el camino, es difícil pero es el bueno.

El ala-pívot entra a canasta El ala-pívot entra a canasta

El ala-pívot entra a canasta / Carlos Gil (Granada)

¿Qué explicación le da a lo que está ocurriendo a pesar de que casi toda la plantilla es la misma del año pasado?

Si lo supiéramos exactamente ya le habríamos puesto remedio. No lo sé bien. Seguramente no sea cuestión de sólo un factor sino que será una suma de pequeñas cosas que harán que no estemos jugando bien. Si miramos los números, no hay ningún jugador que esté al mismo nivel que el año pasado. Todos estamos peor. Hemos dado un paso atrás en lo que a resultados se refiere, pero no sabría decir cuál es el motivo de esto.

¿Falta confianza?

Es como un círculo vicioso. Pero no se sabe lo que es primero, si hay que tener confianza para ganar o hay que ganar para tener confianza. Lo que sí está claro es que necesitamos las dos cosas: victorias y confiar en nosotros mismos. Estamos teniendo porcentajes muy malos con situaciones que generamos bien y esto nos lleva a perder. Y las derrotas nos genera agobio, baja la confianza y bajan los porcentajes. Esto es algo que tenemos que romper a base de trabajo, que es lo que llevamos haciendo toda la temporada, y levantar la cabeza. Hay que pensar en que los buenos resultados van a llegar.

Es fundamental sumar cuanto antes.

Lo primero es aceptar la realidad que tenemos que, no nos vamos a engañar, no es la de pelear por el factor cancha en el play off. Ahora hay que pelear por reflotar y ahora vamos a Guipuzcoa sin nada que perder. Lo principal es ir a terminar con buenas sensaciones. Por supuesto que vamos a ir a intentar ganar el partido y a hacerlo lo mejor que podamos. Ésta es la filosofía que tenemos que tener ahora, la del topicazo de ir partido a partido, pero esto es así.

¿Quizá en la visita al Delteco hay menos presión por la entidad del rival que en otros partidos que en el calendario están puesto que hay que ganar sí o sí?

Puede que sí. Eso sí, pero digo que tenemos que tomarnos el partido como una final porque una victoria en San Sebastián sería importantísimo aunque para nosotros cualquier triunfo lo es.

El balance de la primera vuelta evidentemente no puede ser positivo.

No, en absoluto. Ojalá no hubiera pasado todo lo que ha pasado desde septiembre hasta ahora.

Iriarte intenta hacerse hueco ante un jugador del Valladolid. Iriarte intenta hacerse hueco ante un jugador del Valladolid.

Iriarte intenta hacerse hueco ante un jugador del Valladolid. / Carlos Gil (Granada)

La segunda vuelta tiene que ser otro cantar.

Yo recuerdo que el año pasado estábamos en una situación inversa en la que estábamos muy arriba y Pablo (Pin) nos decía que los equipos mejoran en la segunda vuelta. Pues yo espero que este año uno de esos equipos seamos nosotros. Estamos poniendo todo el esfuerzo y el trabajo para que sea así y estoy seguro de que, aunque no sea cuestión de que en un partido se cambie el chip totalmente, sí podemos encontrarnos bien, tener buenas sensaciones, enganchar varias victorias y darle razones al público para que siga apoyándonos como ha hecho hasta ahora. Estoy seguro de que entre todos podemos ir hacia arriba.

El otro día, ante el Coruña, el público del Palacio les ovacionó en un momento en el que se veía que no se podía ganar.

Tenemos la gran suerte de tener una afición que estando como estamos nos apoya muchísimo. Una parte importantísima del club es la gente que viene a vernos cada día. ¿Nos lo merecemos por los resultados que estamos teniendo? A lo mejor no, a lo mejor sí, pero yo sé que ellos confían en nosotros y queremos devolver a esa confianza con victorias y con trabajo, algo que ya hacemos.

¿Cómo se está viendo en la pista? Ante el Coruña se le vio con ganas de hacer muchas cosas.

A mí me duele el club. Ya es mi tercer año aquí. Aquí en Granada he vivido cosas muy buenas e importantes. Me siento aquí como en casa. Incluso hay gente que me dice que soy medio granadino. Me duele mucho ver al club en la situación en la que está. Sé que todos nos sentimos mal y como quiero ganar y quiero que mejore esto y disfrutemos todos intento salir a la pista metiendo toda la energía que puedo. Si sale bien, pues bien, y si sale mal no me voy a casa con la sensación de que podía haber hecho más.

La unión en el vestuario y con el técnico se presupone.

Éste es un factor decisivo a la hora de que un equipo vaya para arriba o se acabe de hundir. Si estamos cohesionados, si estamos juntos seguro que lo vamos a sacar. Lo estamos y todos con ganas de volver a disfrutar, de ganar y de sentirnos bien y esto pasa por estar juntos y seguir trabajando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios