tenis masters 1.000 de roma

Roma se rinde a Nadal

  • El balear, que recupera el número uno, derrota a Zverev en un partido interrumpido por la lluvia dos veces

Nadal mostró su alegría con su octavo título en Roma con el que recupera el número 1 de la ATP. Nadal mostró su alegría con su octavo título en Roma con el que recupera el número 1 de la ATP.

Nadal mostró su alegría con su octavo título en Roma con el que recupera el número 1 de la ATP. / ETTORE FERRARI / efe

Rafael Nadal conquistó su octavo Masters 1.000 de Roma al doblegar por 6-1, 1-6 y 6-3 al alemán Alexander Zverev, número tres del mundo y defensor del título, en una final épica que fue interrumpida dos veces por la lluvia. Nadal recupera además la primera posición en la clasificación de la ATP después de que se la arrebatara Roger Federer la pasada semana.

El tenista balear salió vencedor tras una contienda de dos horas y nueve minutos, en la que logró remontar un 3-1 adverso en el último set. El mejor jugador de la historia del tenis en tierra batida volvió a coronarse en el Foro Itálico cinco años después de la última vez (2013) y, con su título Masters 1.000 número 32, adelanta en dos a Novak Djokovic.

El duelo empezó con una rotura a favor a Zverev en el primer juego, pero la reacción de Nadal fue un contundente parcial de seis juegos consecutivos que permitieron al balear dar un golpe de efecto y ganar el set 6-1.

La dinámica cambió radicalmente en la segunda manga, en la que el jugador hamburgués devolvió el 6-1 a Nadal en 39 minutos para forzar el set decisivo.

Zverev logró poner a su favor la inercia y tomó ventaja de una rotura en la tercera manga (3-1) antes de que la lluvia irrumpiera en la pista. Los tenistas siguieron media hora más, pero el duelo terminó siendo suspendido.

Hubo dos suspensiones. La primera fue de 11 minutos y, después de que los jugadores saltaran al campo para intentar seguir, llegó otra interrupción, esta ves de 45 minutos.

Mantener la concentración no era fácil. Durante algunos minutos los tenistas jugaron con mucho movimiento en las gradas, mientras se repartían chubasqueros. Nadal lamentó esa situación y el juez de silla le dio la razón.

En la reanudación devolvió a Zverev la rotura para igualar el partido 3-3, algo que convertió el partido en una emocionante batalla. El carácter de Nadal estuvo imparable en el momento de máxima necesidad encadenando un demoledor 5-0 que le permitió poner las manos sobre el trofeo del Foro Itálico por octava vez en su carrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios