Deportes

Victoria de coraje en Vitoria

  • El tridente Pérez, De Cobos y Rubio lideran en ataque al conjunto de Pablo Pin

Alo Marín trata de ganarle la posición a Robinson, la sensación de la LEB Oro en el inicio de esta temporada. Alo Marín trata de ganarle la posición a Robinson, la sensación de la LEB Oro en el inicio de esta temporada.

Alo Marín trata de ganarle la posición a Robinson, la sensación de la LEB Oro en el inicio de esta temporada. / @rdani12

El Covirán Granada consiguió ayer sumar una meritoria victoria a domicilio en Vitoria-Gasteiz después de un partido de mucho ritmo y muy trabajado ante un rival de los denominados directos como el Sáenz Horeca Araberri BC, lo que aporta sin duda un plus de valía al triunfo. Los granadinos jugaron un partido muy fiable en ataque y eso, unido a una buena defensa en determinadas fases del choque, resultó fundamental principalmente en el segundo cuarto aunque también al final en el momento decisivo, y en general anulando a un Junior Robinson que llevaba 80 puntos en dos partidos. El menudo base sólo brilló un poco tras el paso por los vestuarios e incluso fue eliminado por personales.

Aunque el local Dedovic tardó unos pocos segundos en ver aro de tres para inaugurar el marcador, ninguno de los dos equipos estuvo demasiado acertado en los primeros compases del choque y la igualdad en casi todos los aspectos fue la tónica de un comienzo de partido algo trabado, con muchas pérdidas y robos fáciles. Así, Guillem Rubio respondió al enceste inicial local con rapidez y bastante después, casi un par de minutos sin acierto ni siquiera del temido Junior Robinson, Cobos devolvió la afrenta del triple para marcar la primera alternancia a los tres minutos (3-5). Poco duró ya que tras un par de errores en las transiciones de ambos, más una en ataque de Olmos, otro triple de Tavakalyan puso el 8-5. Pero Araberri no dominaba los aros, jugaba a tirones o a base de triples fundamentalmente de Dedovic. Primero la sintonía de Cobos y Rubio y después la aportación de Wright desde la rotación se lo impidieron (12-13 a falta de 3:30). De ahí al final, el duelo se aceleró y los dos abusaron del triple con bastante acierto. En ese sentido hubo un bonito duelo entre Light y Cobos.

'Carlinhos' de Cobos anotó siete de ocho intentos desde más allá de la línea de 6,75

Josep Pérez había acabado el primero cuarto clavando una de tres y en el segundo, en menos de un minuto junto a un activo Rubio, colocaron una máxima nunca vista hasta entonces, 22-27. La cosa no fue a mayores y sin mejorar casi los alaveses se agarraron a un irregular Kamba o al lanzamiento de larga distancia de Tavakalyan para no ceder distancia (31-33 en el cuatro). Pero lo cierto es que los granadinos cada vez tenían mayor presencia en las pinturas y su rival, muy cargado de faltas con Markovic especialmente, cada vez sufría más para cerrar la suya. Antonio Herrera trató de corregir el rumbo con un tiempo muerto pero el juego de los suyos se estrelló contra la sólida defensa de un Covirán que en ataque siguió contando con la muñeca de Cobos y la intimidación bajo aro de Rubio. Al descanso se llegó con diez puntos de renta (35-45) y con Robinson desaparecido.

A la vuelta de vestuarios Cobos y Pardina acertaron de tres pero Tavakalyan respondió de igual manera por dos veces. La aparición de Robinson desató los primeros aplausos de la grada alavesa. El partido había cambiado de sentido y aunque Cobos, muy seguro en el lanzamiento mantenía a los suyos, el potente Kamba junto a Okoroh permitió la remontada. Las imprecisiones de los rojinegros permitió a los vascos ponerse por delante (56-53). El duelo se tensó y eso hizo reaccionar en defensa a un Covirán que en ataque siguió contando con los triples de Cobos. Además las rotaciones comenzaron a sumar y Josep Pérez volvió a dejar varios destellos de su calidad, lo que permitió encarar el último cuarto con ventaja (65-71).

En los últimos diez minutos, a ambos equipos les costó mucho hacer puntos. Un triple de Tavakayan apretó todavía más las cosas (72-73). El ritmo anotador fue una buena noticia para los de Pin. Herrera paró el partido y Guillem Rubio consiguió un dos más uno fundamental. El partido se endureció y los tiros libres comenzaron a decidir. Dedovic anotó de tres pero a Josep Pérez no le tembló la muñeca, bien ayudado por Pardina que le dio el segundo triunfo a los granadinos de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios