Coruña-Covirán Granada | Leb Oro El afán de superarse a sí mismo

  • El Covirán Granada da otra lección de pundonor para sumar un nuevo triunfo pesar de las bajas de Alo Marín, Sergio Olmos y Bortolussi, a las que se unió la de Josep Pérez, que tampoco pudo jugar

El trabajo colectivo, una vez más la mejor arma del Covirán El trabajo colectivo, una vez más la mejor arma del Covirán

El trabajo colectivo, una vez más la mejor arma del Covirán / Photographerssport (La Coruña)

El Covirán Granada se doctoró en Riazor apenas cuatro días después de su gran triunfo ante Huesca. Los de Pablo Pin demostraron que siguen enrachados a pesar de las ausencias de Sergio Olmos, Alo Marín, Bortolussi y Josep Pérez, que no se recuperó, y gracias a un parcial esplendoroso de 2-16 a caballo entre el tercer y el cuarto periodos sentenciaron un encuentro igualado ante el Coruña.

Los 25 puntos de valoración de Guille Rubio son el toque personal a un gran trabajo colectivo, decimoséptima victoria y cuarto lugar en la tabla a la espera de concluir este miércoles toda la jornada intersemanal de LEB Oro.

Inicio igualado

Arrancó el encuentro con un espectacular duelo de anotaciones, los dos equipos enchufados en el tiro y alternando triples en tres minutos iniciales de gran nivel de lanzamiento. En los locales, Bulic, Pino y Ogboueze firmaron tres triples para un 9-7, con Devin Wright manteniendo el tipo en la pintura para los de Pin.

Guille Rubio volvió a protagonizar un gran encuentro Guille Rubio volvió a protagonizar un gran encuentro

Guille Rubio volvió a protagonizar un gran encuentro / Photographerssport (Granada)

Los locales pusieron espectáculo a su juego como un mate de Uchendu, pero Wright no se amilanó y Carlos de Cobos igualó a 14 con un triplazo. Iriarte dio minutos de respiro a Wright y los locales cerraron el cuarto con una mínima renta gracias al talento exterior de Sergi Pino.

Manu Rodríguez

Malas sensaciones en el inicio del segundo acto, con una antideportiva a Iriarte que disparó a los gallegos con una máxima diferencia de seis puntos a su favor (24-18).

Tras un tiempo muerto de Pin apareció con fuerza Manu Rodríguez, con un 2+1 y un triple para equilibrar el tanteo (26-24).

En esta fase respondía Sabin para los coruñeses, siendo el jugador que veía aro con más facilidad. Un 29-27 gracias a un nuevo triplazo de un Manu Rodríguez inspiradísimo obligó al tiempo muerto de Aranzana.

La situación estaba muy en plan NBA, con las dos escuadras pensando sólo en los tiros de tres. Pensando, y acertando. Sergi Pino para el Coruña y el tercero seguido de un Manu Rodríguez on fire (32-30). El Covirán logró empatar, pero desperdició una antideportiva local al marrar Wright los tiros libres y fallar el ataque. Pero los de Pin pudieron irse al descanso arriba en el marcador con un triple de Carlos de Cobos: 37-38.

Sin perder la compostura

Salió con fuerza el Coruña en la reanudacióny y dio la vuelta los al marcador, pero el Covirán no estaba dispuesto a dejarse sorprender y ajustó los sistemas en defensa para equilibrar un marcador que se movía en empates y cortas ventajas de unos y otros.

Jeff Xavier mantuvo a los gallegos con triples mientras que Guille Rubio e Iriarte eran los mejores argumentos de los nazaríes en las 'pinturas'.

Un parcial de 2-16 entre el final del tercer cuarto y el inicio del cuarto, determinante

Los locales habían tomado el mando de las operaciones, pero sin poder despegarse en ningún momento de un luchador Covirán. Bulic siguió dictando lecciones para los coruñeses, pero Pardina se destapó con un triple para poner un 54-55. Con un gran parcial de 2-8 se cerró el tercer periodo.

Demoledor

Con cuatro cambios en el quinteto de salida el Coruña buscó mejores sensaciones, pero quien las tenía era un enorme Devin Wright que, con dos canastones consecutivos, puso en el electrónico un 56-62 (2-12 ya el parcial) y obligó a Arananza a pedir un tiempo muerto apenas al minuto y diez segundos del último acto.De poco sirvió. Su equipo no atinaba, pérdidas absurdas como unos pasos de Pino y otros de Bulic.

Al otro lado, Corts demostró que no es MVP de una jornada por mera casualidad y un canastón tras rebote ofensivo de Pardina puso al Covirán diez arriba (56-66).

Devin Wright está en su mejor momento de la temporada Devin Wright está en su mejor momento de la temporada

Devin Wright está en su mejor momento de la temporada / Photographerssport (Granada)

Así, se llegó al segundo tiempo muerto de un desesperado Aranzana apenas a los tres minutos de juego, con un parcial acumulado de 2-16. Y es que, aunque Bulic despertó con los primeros puntos 'naranjas' en muchos minutos, los veteranos cogieron el timón nazarí con gran acierto.

Wright y Pardina pusieron un clarificador 58-71 en las luces de Riazor, si bien una reacción local, con cinco puntos seguidos, obligó al tiempo de Pablo Pin. Restaban tres minutos y medio para la conclusión y un 2+1 de Guille Rubio cimentó el éxito a pesar de que los locales apretaron las clavijas con velocidad y defensa a por todas.

A pesar de un nuevo tiempo muerto de Pin, Ferreiro le metió picante al encuentro con un triple para el 73-76 a medio minuto del final, pero Pardina y De Cobos supieron jugar sus bazas en ese momento de tensión. No hay quien frene a este Covirán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios