Deportes

Con las botas puestas

  • Necesidad El CB Granada está obligado a ganar en la cancha del Cajasol para dar continuidad al triunfo de hace una semana Ausencia La marcha-fuga de Owens deja al equipo todavía más cojo

Cambiar el futuro que hasta el peor aprendiz de mago es capaz de augurar para el Club Baloncesto Granada pasa por obtener una victoria en Sevilla, en la cancha del Cajasol. Y si se gana hoy, hay que repetir resultado en el próximo encuentro, en el siguiente y en el que está más allá. Ésta es la oscura realidad en la que está instalado el equipo nazarí. Pero, como en cualquier construcción, hay que ir ladrillo a ladrillo. Y el primero a poner tiene su lugar en el hispalense pabellón San Pablo. Paso a paso, pero sin tropezar.

A este partido frente a las huestes de Joan Plaza se podría llegar con una ligera sonrisa tras el triunfo cosechado frente al Fuenlabrada el pasado sábado en el Palacio de Deportes. Pero la victoria, con la que se rompió una racha de diez derrotas seguidas, se ha agriado con la reciente fuga de Andre Owens. No es que el estadounidense fuese un jugador de los que pueden ser determinantes en una plantilla, pero, tal como está el panorama, en la entidad nazarí no se está en condiciones de perder ningún efectivo. Por tanto, enésimo problema que ha de afrontar el entrenador de turno -antes Trifón Poch y ahora, Curro Segura- antes de un enfrentamiento. El CB Granada se ha convertido en una auténtica casa de los horrores y las sorpresas negativas se suceden unas a otras.

Cuando parecía que se había encontrado la fórmula para dosificar a Nico Gianella, ahora hay que 'inventar' algo para oxigenar al argentino. Y es que para colmo de males, Owens ha huido pocos días después de haberse tomado la decisión de no seguir contando con Panchi Barrera. Es decir, para esta semana en el banquillo estará uno menos.

Y el puesto de base, otra vez como al principio de temporada: bajo mínimos. Segura tendrá al joven Ángel Hernández, al que está dando confianza en los últimos partidos, para dar relevos al capitán y, quizá, a Coby Karl, otro jugador capaz de subir el balón, aunque ello conllevaría perder algo de un bagaje ofensivo que, en general, ya de por sí presenta muchos problemas.

Como señala el entrenador del CB Granada, hay que centrarse en los que quedan y afrontar el choque con lo que hay. El técnico tiene muy claro que las opciones para intentar sorprender a los hispalenses pasa por un trabajo en defensa inmenso y sin fisuras. En este aspecto, el equipo ha ofrecido una considerable mejoría desde que tiene nuevo entrenador. No obstante, la plantilla no se muestra regular en esta faceta por las rotaciones.

Y dentro del trabajo de retaguardia, hay un aspecto en el que no puede haber excesivos despistes: el rebote defensivo. El Cajasol brilla por su capacidad para capturar rechaces sobre el aro rival, lo que le da muchas opciones de segundos lanzamientos. Y tal como está el CB Granada, éste es un 'lujo' que no debe permitir.

Donde aún no se ha cubierto la ausencia de Kurz es en la labor anotadora. El equilibrio en las dos pistas está lejos de alcanzarse. Tras 22 jornadas, la media de puntos anotados no llega a los 70. Hoy no tendrá fácil superar esta cifra, pues si hay algo que caracteriza a los equipos de Plaza es su potencial defensivo. En el Cajasol se trabaja bien atrás, por lo que el CB Granada tendrá que hacer acopio de paciencia y concentración para evitar entrar en una loca dinámica que mande al traste el trabajo de equipo.

Además, el CB Granada tendrá enfrente a un contrincante que atraviesa un buen momento de forma. El cuadro de Plaza ha encadenado cinco triunfos consecutivos en la Liga. No pierde desde el 23 de enero, día en el que cayó en la cancha del Bilbao Basket. Estos resultados han aupado al Cajasol hasta el séptimo puesto, por lo que los sevillanos tienen claro que su objetivo es meterse en el play off por el título. Con estas credenciales, es evidente que a orillas del Guadalquivir a nadie se le pasa por la cabeza una derrota ante el colista de la ACB. Quizá aquí es donde el conjunto nazarí pueda tener una baza, en el caso de que en su rival haya una excesiva confianza, ésa que puede haberse recuperado un poco tras el triunfo ante el Fuenlabrada.

Segura sabe que San Pablo "es una cancha muy complicada" que va a exigir que "todos estemos al cien por cien". Pero el CB Granada se ha ganado el 'derecho' a no tener margen de error. El técnico está dispuesto a que si hay que morir, lo suyo es hacerlo con las botas puestas. Y quiere que sus jugadores también lo hagan. Éste puede ser el camino para dar la vuelta a la situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios