Covirán Granada | A aro pasado Al césar lo que es del césar

  • El gran trabajo de Pablo Pin y sus jugadores ha tenido premio mucho antes de lo esperado

El Covirán logró en Madrid la ansiada decimotercera victoria El Covirán logró en Madrid la ansiada decimotercera victoria

El Covirán logró en Madrid la ansiada decimotercera victoria / Photographerssport (Madrid)

El trece no es para el Covirán Granada un número maldito. Casualidades de la vida, a falta de trece jornadas de competición, el equipo que dirige Pablo Pin ya tiene en su zurrón la decimotercera victoria por la que se suspiraba cuando comenzó la temporada porque se consideraba que con esta cifra de victorias la permanencia en la LEB Oro estaba asegurada.

Por entonces se confiaba en que el equipo cumpliría con el objetivo, pero seguramente nadie hubiera apostado en que sería tan pronto.

Merecido

Lo que ha conseguido el club hasta ahora no se lo ha regalado nadie. Es fruto del trabajo y, en líneas generales, del trabajo bien hecho. En el deporte la suerte a veces inclina la balanza a un lado u otro en un momento determinado, pero difícilmente influye y día sí y otro también.

El conjunto granadino ha tenido el apoyo de la afición durante toda la temporada El conjunto granadino ha tenido el apoyo de la afición durante toda la temporada

El conjunto granadino ha tenido el apoyo de la afición durante toda la temporada / Photographerssport (Granada)

En los 21 partidos que se han jugado ha habido de todo y habrá alguna victoria de más, pero también se ha perdido algún encuentro porque en el momento de la verdad salió cruz.

En otras palabras, el Covirán está donde se merece por méritos propios, de los técnicos y de los jugadores, que a su vez han demostrado que la planificación de la temporada realizada por la entidad y sus apuestas por mantener la base del equipo con el que se ascendió y por conformar un equipo sin extranjeros han sido acertadas. A los resultados hay que remitirse.

¿Y ahora qué?

Creo que sin decirlo de forma expresa está todo dicho. En el equipo hay ambición y se quiere terminar la temporada de la forma más brillante posible.

En el club, también, pero siempre y cuando no se alineen ‘nosecuántos’ planetas y se gane en la pista el ascenso a la ACB. Sería demasiado pronto, se piensa. Quizá con razón. Realmente sería muy complicado, pues hay equipos con plantillas con más potencial, pero como dijo hace ya tiempo el técnico Manolo Hussein, en baloncesto ha visto burros volar.

Guille Rubio mete un balón picado a David Iriarte en el partido ante el Canoe Guille Rubio mete un balón picado a David Iriarte en el partido ante el Canoe

Guille Rubio mete un balón picado a David Iriarte en el partido ante el Canoe / Photographerssport (Madrid)

Después de soñar durante unas líneas, la realidad a día de hoy es que en lo que resta de temporada el Covirán jugará con la única presión que quiera imponerse. Además, está en condiciones de disfrutar jugando y de hacer disfrutar a una afición que ha demostrado durante estos años de travesía en el desierto, en general, y esta temporada, en particular, que quiere baloncesto en Granada.

Un vistazo a la clasificación

Realmente la tabla está para enmarcarla. El nombre del Covirán luce maravillosamente en el tercer puesto, aunque con el mismo número de victorias haya cuatro equipos más. Sellada la decimotercera, a por la decimocuarta. Eso será después de la Copa de la Princesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios