Crónica | Força Lleida - Covirán Granada

El Covirán malgasta sus opciones en Lleida

  • Los de Pin se quedan cerca de remontar en el último cuarto, pero dos técnicas y la falta de acierto en el tiro les condena.

Corts trata de atacar la dura defensa de Lleida. Corts trata de atacar la dura defensa de Lleida.

Corts trata de atacar la dura defensa de Lleida. / Photographersport

El Covirán Granada perdió una buena oportunidad para acercarse a la cabeza de la clasificación tras caer en la pista del Força Lleida (78-70) en un final dramático en el que los hombres de Pablo Pin hicieron todo lo posible por remontar un marcador que se les había puesto muy adverso en los inicios del último cuarto. Dos faltas técnicas, una para Guille Rubio, y otra para el entrenador visitante complicaron la remontada del cuadro granadino que no pudo culminar con su victoria. El dominio en el rebote y el mayor acierto en el tiro fue clave para el triunfo catalán. El enfrentamiento empezó con diez minutos de retraso puesto que la expedición del Granada llegó con el tiempo justo al pabellón por culpa de una manifestación feminista en Lleida.

Tras la primera canasta de Rubio, los de Pin entraron en una fase en la que los lanzamientos de sus jugadores exteriores no consiguieron acertar la canasta local. De hecho, tras el triple inicial de Rubio los rojinegros tardaron casi cuatro minutos en anotar su segunda canasta. Los visitantes reaccionaron gracias al cambio a una defensa en zona ordenada por Pin, y rápidamente lograron una ventaja de cuatro puntos con un 11-15. Esta renta se mantuvo hasta el final del primer cuarto gracias, sobre todo, al acierto anotador de Manu Rodríguez que se fue al final del primer periodo con 9 puntos en su haber.

El segundo cuarto comenzó con un claro dominio del Covirán, que se escapó hasta de nueve puntos (20-29) lo cual obligó al técnico ilerdense, Jorge Serna, a detener el partido. De poco sirvió puesto que pese al acierto de Quintela en este cuarto, los visitantes mantuvieron una ventaja de siete puntos (25-32). En este instante fue el técnico granadino el que pidió un tiempo muerto que resultó balsámico para el Força Lleida, puesto que a partir de entonces consiguió un parcial de 14-2 para escaparse hasta los cinco puntos (39-34), reducidos a tres en el descanso (39-36).

Los inicios del tercer cuarto fueron decepcionantes para el Covirán puesto que permitieron que el equipo ilerdense se escapara con una ventaja de ocho puntos (44-36). La reacción de los de Pin no se hizo esperar y tras un parcial de 6-15 volvieron a situarse un punto arriba en el luminoso del Nou Barris (50-51). A falta de 34 segundos, Guille Rubio fue castigado con una falta técnica por protestar. Pese a ello, al final del tercer cuarto el marcador registró un empate a 55 puntos.

Los últimos diez minutos fueron dominados por el Lleida, que en el intermedio de este periodo tenía una renta de cuatro puntos. El acierto anotador de Corts y Rubio no era acompañado por el resto de compañeros que tenían muchas dificultades para superar la defensa del cuadro catalán. Superado el minuto 35, el Covirán estaba seis puntos abajo en el marcador (69-63) lo que obligó al técnico rojinegro a pedir un tiempo muerto. De poco sirvió, puesto que a la jugada siguiente Miquel Feliu dio al cuadro ilerdense la máxima ventaja de ocho puntos (71-63).

En este punto, la falta técnica a Pin acabó de hundir al Covirán puesto que los ilerdenses lograron su máxima renta del partido con el 74-63. La reacción final de los visitantes solamente sirvió para acercar al cuadro andaluz a cuatro puntos (74-70) tras lograr un parcial de 0-6. El Força Lleida controló el ritmo en los últimos instantes mientras que su rival no estuvo acertado en los últimos lanzamientos ante el buen trabajo defensivo de los hombres que dirige Jorge Serna.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios