La Crónica | Covirán Granada - Palencia Que la fiesta continúe en el 'play off'

  • El Covirán Granada vence con solvencia al Palencia y logra el billete para la promoción de ascenso a Liga ACB.

Carlos De Cobos fue uno de los jugadores más destacados del cuadro rojinegro Carlos De Cobos fue uno de los jugadores más destacados del cuadro rojinegro

Carlos De Cobos fue uno de los jugadores más destacados del cuadro rojinegro / Carlos Gil

Quince años después Granada volverá a disfrutar de unos play off de ascenso a la máxima categoría del baloncesto nacional. El Covirán logró ayer sellar su acceso a la promoción por alcanzar la Liga ACB, quizás no con el mismo objetivo de entonces, cuando sí se logró dar el salto; pero viviéndolo como un sueño de cara a seguir creciendo para un club que no es el mismo, aunque sí un nacido de la base del que tanto éxito dejó en la ciudad.

Los de Pablo Pin tuvieron que sentarse en el descanso y enfriar la cabeza, después de unos primeros veinte minutos en los que estuvieron muy lejos de su mejor versión, quizás por los nervios de verse capaces de escribir las primeras letras doradas de la corta historia de la entidad rojinegra. Los segundos veinte minutos fueron totalmente distintos, cercanos a los mejores vistos en la presente temporada sobre el parqué del Palacio de los Deportes, lo que le sirvió a los nazaríes para ver el sello de caucho en el pasaporte para disputar, al menos, tres partidos más en la presente temporada. Las Baleares es el destino, al menos de cara a la próxima semana.

Con un inicio muy rápido sobre la pista, ambos equipos pecaron de demasiado nerviosismo, dejando las tareas ofensivas para el desarrollo del partido, muy lejos de lo deseado por las pizarras de ambos técnicos. Las primeras ventajas en el marcador fueron para Palencia. Con 4-6 en el marcador, el Covirán cometió continuas malas elecciones en ataques consecutivos que le pudieron haber costado más en el partido. Sin embargo, Josep Pérez y Joan Pardina mantuvieron entonces al equipo en el apartado anotador. La entrada a pista de Sergio Olmos y Alejandro Bortolussi para jugar en la pintura ajustó más el apartado ofensivo, siendo el pívot alicantino quien lograría poner por delante por primera vez a los de Pablo Pin (8’) desde la línea de tiros libres (10-8).

Desde ahí los locales sólo dejaron de estar arriba en el marcador en una ocasión, pero Manu Rodríguez se encargó de igualar a 18 puntos el choque bajo la bocina del final del primer cuarto. Antes, los nervios fueron los grandes protagonistas de los primeros diez minutos de encuentro. Ya no sólo por parte local, sino también por parte de un Palencia que desde el principio trató de lograr el mejor billete posible para los play off.

La salida a pista en el segundo cuarto no pudo ser más positivo para los de Pin. Un triple de Corts (21-18) fue una buena introducción para un guión que fue a mejor, debido a la desesperación de un rival que fue perdiendo credenciales sobre la pista. Pérez y De Cobos desde la línea de tres puntos (éste último para poner el 32-26 a falta de cuatro minutos para el descanso) desesperaron a unos visitantes que perdieron continuos ataques y se cargaron de faltas: como la cuarta (con técnica incluida) de Petar Aranitovic. Pese a todo, los rojinegros no lograron marcharse en el marcador y sólo lograron aumentar en tres puntos su ventaja camino del descanso (35-31).

El paso por vestuarios cambió el escenario del partido por completo. El Covirán mostró su mejor cara, recuperó a jugadores que no habían aportado nada en la primera mitad y fue despegando en un choque que acabó de hundir por el buen trabajo local las aspiraciones de sumar algo positivo para los visitantes. Rubio, sin anotar en la primera mitad, hizo las dos primeras canastas de los segundos veinte minutos (42-33), pero el despegue definitivo se produjo con dos acciones desde la línea de 6,75 metros sobre las manos de Manu Rodríguez y Carlos Corts, que llevaron la ventaja a superar los diez puntos de ventaja (27’).

Pese al parcial 0-5 abierto por Palencia, la buena defensa del Covirán contrarrestó la posible reacción visitante. Otros dos triples de Oroz y Rodríguez llevaron el marcador hasta el 54-43 a falta de un sólo minutos para el final del tercera cuarto.

Los últimos diez minutos elevaron a más la ventaja, dejando a un equipo como Palencia, de los máximos anotadores de la liga regular de LEB Oro en apenas 50 puntos a falta de dos minutos para el final. La energía de Pérez y De Cobos, en los que se basó el equipo en el último tirón del choque, contagió al resto de sus compañeros, que se juntaron con la fuerza de la afición para celebrar juntos la gesta del acceso a los play off. Hasta Almazán se sumó a la fiesta con un último triple que elevó el resultado final.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios