Lleida-Covirán Granada | Crónica y resultado En el Covirán cuando los triples no entran...

  • El conjunto de Pablo Pin cae fruto de su abuso desde más allá de 6,75 ante el Força Lleida

Christián Díaz trata de superar a Adrián Chapela en el partido de Lleida. Christián Díaz trata de superar a Adrián Chapela en el partido de Lleida.

Christián Díaz trata de superar a Adrián Chapela en el partido de Lleida. / Pol Puertas

Llegó el Covirán Granada a Lleida invicto y con un porcentaje en lanzamientos de tres magnífico. Pero estar tan acertados desde más allá de 6,75 no es normal, y en tierras catalanas sus errores en el tiro exterior le costó un partido en el que tuvo opciones en los últimos cinco minutos pero que las tiró por la borda por abusar del triple.

En el primer cuarto, a los rojinegros les faltó en muchos momentos intensidad defensiva. Eso hizo que fuera el Lleida el que dominara el choque gracias a su fluidez en ataque, liderados por un gran Polanco, que con 13 puntos, que una auténtica pesadilla para los de Pablo Pin.

Penetraciones

A diferencia de anteriores citas, el juego exterior no fue tan brillante teniendo que buscar soluciones en ataque con penetraciones. De hecho, los diez primeros puntos del Covirán llegaron así gracias a Lluís Costa y Alex Murphy, que buscaron la canasta rival por la vía directa. Pero los triples de Polanco permitieron al conjunto de Gustavo Aranzana mandar en el electrónico. Por parte visitante tan sólo anotaron Lluís Costa y Alex Murphy hasta que Bropleh, sobre la bocina, dejó la diferencia en cinco con un triple. Pero los 24 puntos encajados en diez minutos eran demasiada rémora.

Joan Pardina es observado por el jugador de Lleida Vinicius Toledo. Joan Pardina es observado por el jugador de Lleida Vinicius Toledo.

Joan Pardina es observado por el jugador de Lleida Vinicius Toledo. / Pol Puertas

El arranque del segundo periodo fue muy distinto. Un parcial de 0-10 tras una intercambio previo de canastas permitió a los nazaríes voltear el marcador (28-31). Pero la ventaja duró muy poco. Se mejoró la intensidad defensiva pero los problemas de faltas de Fall y la aparición de Bulic volvió a hacer que el Lleida retomara el control del partido, y más tras un global de 13-4 que obligó al técnico granadino a parar el choque antes del descanso al que se llegó seis abajo (45-39).

Palanco decisivo

El receso no sentó del todo bien al Covirán, que en menos de dos minutos vio como su rival le endosó un parcial de 6-0 que le permitió adquirir una renta de doce puntos que fue administrando durante el tercer cuarto. Los triples seguían sin entrar, al contrario que a los catalanes, que gracias a Polanco con dos seguidos dejaron la renta en torno a los diez puntos de cara a los últimos diez minutos.

Un 74,1% fue el porcentaje que tuvo el Covirán en tiros de dos pero aún así insistió en tirar de tres

Todo hacía indicar que los rojinegros no iban a tener opciones de ganar y más tras la aparición de Fernando Sierra, con siete puntos consecutivos, que dejó la diferencia en trece a favor de los de Aranzana (74-61). Pero Pin le puso las pilas a sus jugadores, que comenzaron a defender y tras un 2-9 se metieron en el partido antes que los ilerdenses se atascaran en ataque en los últimos cinco minutos.

Con opciones

Poco a poco fueron acercándose en el marcador y gracias a un triple de Bropleh y dos tiros libres de Fall entraron en los últimos dos minutos dos abajo. Pero, pese a sus buenos porcentajes en tiros de dos, los rojinegros se empeñaron en lanzar de tres y, salvo un triple de Bropleh, el resto y no fueron pocos, no entraron. Eso, unido a los dos rebotes ofensivos que capturó Lleida en los últimos 30 segundos evitaron el tercer triunfo de un Covirán que lanzó más de tres que de dos (33 por 27), con unos porcentajes del 27,1% por un 74,1% pero aún así siguieron tirando triples. Y claro, cuando no entran...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios