recreativo granada | ibiza

Qué mal sienta madrugar

  • El filial granadinista es sorprendido en la Ciudad Deportiva por un Ibiza que a los 27 minutos ya tenía el encuentro práctiamente sentenciado tras marcar tres goles

Jean Carlos estuvo muy incisivo en el segundo tiempo por la banda derecha. Jean Carlos estuvo muy incisivo en el segundo tiempo por la banda derecha.

Jean Carlos estuvo muy incisivo en el segundo tiempo por la banda derecha. / álex cámara

Al Recreativo no le sentó nada bien levantarse temprano. Los de Pedro Morilla se las prometían felices tras haber ganado hace una semana en la casa del entonces invicto Real Murcia y ayer cayeron con estrépito ante el Ibiza. Los insulares se aprovecharon del pobre encuentro de los rojiblancos en el primer tiempo para dejar el partido sentenciado antes de la primera media hora de juego con tres goles. Fue una losa para los locales, que no pudieron sobre ponerse en los 60 minutos restantes.

El resultado no resultó nada engañoso. Los ibicencos fueron superiores en todas las líneas. Supieron sorprender con velocidad a los del filial, marcaron en cuanto tuvieron oportunidad, manejaron el ritmo el partido, su defensa mantuvo el orden y la concentración y, además, contaron con un portero que intervino de forma brillante cuando hizo falta. El Recreativo se estrelló contra el buen hacer del Ibiza y en ningún momento dio la impresión de poder meterse en el partido a pesar de que lo intentara, tanto desde el banquillo con tempraneros movimientos del banquillo como dentro del campo. Se buscó entrar por las bandas, pero los centros de Ciao y Jean Carlos, sobre todo, apenas encontraron rematadores.

La ocasión más clara de los locales fue un remate al palo de Ciado en el tramo final

El Recreativo salió dormido al campo. Tras intentar marcar el terreno en los primeros compases del choque, los locales se vieron sorprendidos en el primer acercamiento de los pupilos de Andrés Palop. Un tiro desde el borde del área de Chavero no supo atajarlo Lejarraga y Cirio, el más atento al rechace, inauguró el marcador cuando apenas se habían disputado tres minutos.

Los rojiblancos quisieron rehacerse, pero sin mordiente alguno en ataque. Todo lo contrario que el Ibiza, que sacó fruto a su presión sobre sus anfitriones cada vez que cruzaban el centro del campo y en su segunda acción ofensiva volvió a encontrar petróleo. Rodado controló l esférico en la banda derecha . El atacante se lo fabricó entrando por la esquina del área y de tiro cruzado batió a Lejárraga, cuyo trabajo en doce minutos se limitó a sacar dos veces el balón de su portería.

Quizá hubiera cambiado algo el decorado del choque si en el 20' no hubiera aparecido en escena Alejandro Sánchez. El portero ibicenco sacó un remate de Nacho Buil que buscaba la escuadra. En cambio, seis minutos después se produjo el tercer acercamiento de los visitantes sobre las inmediaciones del área recreativista y tercer gol. Rodado entró por la línea de fondo y Héctor lo derribó. El colegiado no dudó en señalar el claro penalti que transformó Chavero para dejar el partido sentenciado.

Morilla reaccionó desde el banquillo al sentar a sus dos centrales y situar en el campo a Rubén Sánchez y Ciao. El brasileño estuvo más incisivo por la banda derecha, pero sus centros no encontraron respuesta. Antes del descanso bien pudo meter el cuarto el Ibiza, pero el chut de Rodado se fue ajustado al palo.

En la reanudación Morilla situó a Dani Moreno como referencia en el centro del ataque y el joven jugador del filial lo intentó por activa y por pasiva, sobre todo a centros desde la derecha de Jean Carlos.

El cuadro insular se mantuvo en su sitio. Con un marcador tan claro sólo tenía que nadar y guardar la ropa. Muy ordenado atrás, apenas dejó hacer a un Recreativo que sólo tuvo una clarísima ocasión. Ciao, que en la segunda parte jugó por la izquierda, culminó una jugada bien trenzada por los rojiblancos, pero su remate se topó con el cancerbero ibicenco, primero, y el poste, después (84').

Así se llegó al final de un partido que comenzó muy mal y que acabó con la escuadra local viendo como los tres puntos volaron de su feudo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios