Economía

El BCE prevé que la economía se recupere gradualmente a lo largo de 2012

  • Mario Draghi anima a España a preservar la consolidación fiscal para salir de la crisis e insta a Rajoy a que dé una solución a la situación de la banca.

Comentarios 5

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo por quinto mes consecutivo la principal tasa de interés para la zona euro en el 1,0 por ciento, su mínimo histórico, en una reunión en una Barcelona tomada por la policía en la que instó al Gobierno de Mariano Rajoy a solucionar los problemas de la banca española. Los analistas esperaban la decisión de no mover la tasa, con la que el banco emisor europeo quiere mantener el estímulo a una coyuntura aún frágil sin disparar la inflación. El Consejo de Gobierno del BCE dejó entrever, a través de su presidente, el italiano Mario Draghi, que no tiene intención de rebajarla más. Para 2012, el BCE prevé una "recuperación gradual" de la economía, aunque la crisis soberana de algunos socios de la Eurozona siga lastrando la recuperación económica. Y la inflación, según dijo Draghi, "probablemente" se mantenga por encima del 2 por ciento este año, pero bajará en el siguiente.

Los miembros del Consejo de Gobierno del banco emisor europeo se reunieron en Barcelona, en una de las dos cumbres al año que celebran fuera de Fráncfort. En la ciudad española pudieron palpar el descontento que despiertan los recortes presupuestarios que marcan las rígidas recetas de austeridad en la Eurozona y que Draghi volvió a defender. "Garantizar el saneamiento de las finanzas públicas, la estabilidad financiera y la competitividad en todos los países de la zona euro redunda en el interés común", dijo. Con el Tratado de Schengen suspendido temporalmente y ante el temor a incidentes -los universitarios convocaron una jornada de huelga y salieron a la calle contra la subida de las tasas universitarias y los indignados protagonizaron caceroladas-, unos 8.000 agentes de policía blindaron la segunda ciudad de España, uno de los países que más está sufriendo los ajustes de presupuesto en las partidas sociales.

El Gobierno de Rajoy está aplicando recortes millonarios en la cuarta economía de la zona euro, que acaba de volver a la recesión dos años después de haber salido de la última y donde la tasa de desempleo alcanza ya el 24,44 por ciento sin que las previsiones anticipen una caída a corto plazo. "Puedo entender el enfado de la gente, sobre todo de la gente joven desempleada", dijo Draghi, pero defendió que la única solución es la aplicación de políticas "convincentes y adecuadas" y quiso reconocer los "esfuerzos" del Ejecutivo español, contestados también por los sindicatos con manifestaciones en los últimos días.

"El Gobierno de España ha desplegado esfuerzos muy significativos, reformas políticas, una serie de políticas que se han desplegado en un tiempo muy breve. Hay que reconocerlo", dijo el italiano, que no obstante defendió la necesidad de perseverar en el proceso de las reformas estructurales, "especialmente en países que han perdido competitividad y tienen que estimular la productividad". España está siendo acosada por los mercados, que recelan de la reforma financiera que se está implementando. La solvencia de la banca despierta grandes recelos entre los inversores por su gran exposición al sector inmobiliario y ha sido uno de los argumentos a los que las agencias de calificación han recurrido cuando han rebajado la nota de la deuda del país.

"Tenemos plena confianza en las reformas fiscales y del sistema bancario. La trayectoria del país es buena, no es mala, y no tenemos ninguna duda de que estas medidas se llevarán a cabo", manifestó Draghi, que instó a Rajoy a solucionar pronto los problemas de la banca española: "Si tienes un problema con el sistema financiero, hay que afrontarlo, si te piden más transparencia en tus presupuestos, hay que solucionarlo", dijo. Acompañado por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el presidente del BCE defendió las medidas que el órgano emisor europeo ha tomado en esta crisis e instó a la calma y la paciencia. "Las medidas desde el BCE necesitarán tiempo para ver cómo y cuándo el dinero se propaga en la economía real y hay crédito", dijo sobre la llamada barra libre de liquidez. "Pero vemos ya claramente que hemos evitado lo que hubiera sido un gran colapso, una gran estrechez crediticia", aseguró el italiano.

Durante su rueda de prensa volvió a llamar a los países del euro a garantizar la estabilidad presupuestaria aunque, en un momento en el que cada vez son más altas las voces contra las rígidas recetas de austeridad, defendió que esa estabilidad es compatible con el crecimiento sostenible en la zona euro. "No hay ninguna contradicción entre un pacto de crecimiento y un pacto fiscal", manifestó Draghi sobre un tema que los socios europeos abordarán en junio. De forma similar se expresó Rajoy en Madrid horas antes de reunirse con Draghi en una cena con el Consejo de Gobierno del BCE en Barcelona. "Creemos que hay que hacer dos cosas a la vez: en primer lugar, reducir el déficit, no gastar lo que no tenemos y no seguir endeudándonos (...)" y en segundo lugar, "trabajar para que haya crecimiento económico", manifestó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios