Cumbre empresarial de la CEOE Fainé defiende que las cajas llevan en su ADN la preocupación social

  • El presidente de la FundaciónLa Caixa critica que se suspendan dividendos ya que “para hacer obra social hay que ganar dinero”

Isidro Fainé, presidente de la Fundación La Caixa

Isidro Fainé, presidente de la Fundación La Caixa

El presidente de la Fundación bancaria La Caixa, Isidro Fainé, puso en valor el papel de las cajas durante la crisis. Han actuado, dice, movidas por el compromiso con las personas porque “las cajas llevan en su ADN la preocupación social”.

En una intervención en la cumbre empresarial de la CEOE, en una sesión dedicada a la Responsabilidad Social Corporativa, Fainé consideró que “la obra social empieza cuando se atiende bien a un cliente” y apuntó que el pasado año todas las fundaciones de las cajas invirtieron 845 millones en temas sociales y llegaron a 35 millones de beneficiarios.

Fainé repasó las prioridades de las fundaciones de las cajas. Para Fainé hay que empezar por la pobreza infantil porque su experiencia le dice que “cuando una persona empieza a pedir limosna no hay manera de que trabaje. A los que piden limosna por las iglesias, les hemos encontrado trabajo pero duran tres días. No quieren trabajar”.

Desde que empezó el programa, la Fundación ha atendido a 318.000 niños, y 62.000 el año pasado. Fainé también apeló a trabajar por la empleabilidad de las personas con discapacidad y ha recordado que en los últimos años han colocado a 267.000, de las cuáles 47.000 fueron en el último ejercicio.

Crítica a la suspensión de dividendos

El ex presidente de Caixabank afirmó, por otro lado, que para hacer obra social hay que ganar dinero y criticó por ello la suspensión de dividendos. En su opinión, para poder continuar con la obra social característica de las antiguas cajas es necesaria una retribución y, por eso, ha decidido adoptar una estrategia en Criteria, el holding industrial de La Caixa, de dispersión de entrada en muchísimas empresas para no tener que depender de una sola.

“Ahora nos hacen cotizar en Bolsa y nos quitan los dividendos. Protesto, como os podéis imaginar”, afirmó Fainé.

Amor pide más liquidez durante más tiempo

Por su lado, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, pidió crear un “escudo de liquidez” para el otoño y sostener aquellas actividades que tendrán que aguantar hasta el próximo verano. “Hay que ampliar la dotación y la vigencia más allá del 31 de octubre”, apostilló, tras pedir también que se cree un marco predecible y estable que genere confianza, “y no incertidumbre” en la economía, el consumo y el empleo, porque lo ve esencial para la reconstrucción de España.

En el ámbito fiscal, cree que “no es el momento de subir impuestos”. De hecho, resaltó que ningún país del entorno lo está haciendo y que, por ejemplo, Alemania ha bajado el IVA al sector turístico y Portugal ha rebajado el impuesto de Sociedades.

Para Amor, es necesario que se cree un entorno fiscal “atractivo y que no penalice al que crea empleo”, sino que se debe recompensar a aquellos autónomos y emprendedores que han sido capaces de mantener su plantilla durante la crisis. “El 95% de los autónomos, a día de hoy, ha resistido el envite de la crisis, pero no sabemos que pasará mañana”, afirmó el representante de los autónomos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios