Barómetro Económico de Sevilla del Colegio de Economistas

Economistas auguran una caída de la producción en Sevilla menor que la del país

  • Al cierre de 2020 la actividad económica en la provincia puede desplomarse un 10,2%, por debajo de la prevista en España y Andalucía

  • La mejoría se espera en el verano de 2021 si la vacuna logra estabilizar algo la pandemia

La profesora de Economía de la Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López con el decano Francisco J. Tato Jiménez. La profesora de Economía de la Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López con el decano  Francisco J. Tato Jiménez.

La profesora de Economía de la Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López con el decano Francisco J. Tato Jiménez. / Colegio de Economistas de Sevilla

El Colegio Profesional de Economistas de Sevilla sostiene, en su sexta edición del Barómetro Económico de Sevilla, que el último trimestre de este fatídico año que se acaba se cerrará con algunas señales para el optimismo.

Si se estabiliza la situación del covid, la economía repuntará en el verano de 2021

Según sus datos, en el cuarto trimestre de 2020, la actividad económica podría sufrir un estancamiento o, incluso, una disminución. Estiman que la producción económica de Sevilla, es decir, su producto interior bruto (PIB), podría caer un -1,1% en el último trimestre del año, lo que implicaría un desplome anual del PIB provincial alrededor del 10,2% en 2020. “Esta caída es menor que la prevista para España (-11,3%) y Andalucía (-10,8%)”, recalca el informe, coordinado por la profesora del Departamento de Economía de la Universidad Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López.

Para el próximo año 2021, el PIB provincial solo registraría un repunte de un 5,6%, afectado por los efectos económicos de las restricciones en los primeros meses de 2021.

Por lo que respecta al mercado laboral sevillano, el barómetro deja claro que ya comienza a reflejar los efectos de la crisis, si bien no será hasta el año 2021 cuando los efectos laborales se hagan más evidentes.

Si se destruye demasiado tejido productivo podría haber crisis financiera

El número de ocupados disminuirá alrededor de un -3,1% en 2020, y un -1,1% en 2021, como consecuencia del ajuste que las empresas hagan en sus plantillas en la nueva situación económica.

La tasa de paro sevillana oscilará alrededor del 24,3% el próximo año, unas décimas más reducida que la andaluza (25,0%).

Con todo, los economistas advierten de que “la incertidumbre es elevada”, ya que hay que tener en cuenta oportunidades y riesgos que pueden modificar estas previsiones, como “la distribución de una vacuna efectiva entre la población, que permita una estabilización epidemiológica y el despegue de la campaña turística, así como el adelanto de los fondos europeos de reconstrucción en la segunda mitad del año 2021.

En cuanto a los riesgos que pueden modificar esa incertidumbre citan el hecho de que se dé “una excesiva destrucción de tejido productivo que pueda terminar desencadenando una crisis financiera”.

El estudio del Colegio de Economistas señala que no será hasta el verano de 2021 cuando se registre un rebote significativo de la actividad económica, siempre y cuando se consiga una estabilización de la situación epidemiológica que permita el despegue de la temporada turística. Y añade que este escenario pasa por la distribución entre la población de una vacuna efectiva para la Covid-19. La previsión de crecimiento del PIB en 2021 es del 5,5% para España y del 5,2% para Andalucía

En los meses de verano los indicadores de actividad económica de la provincia de Sevilla mostraban una cierta recuperación de la actividad económica. No obstante, el empeoramiento de la situación epidemiológica y las últimas restricciones impuestas por las administraciones central y autonómica parecen haber tenido cierto impacto económico. Los expertos admiten señales contradictorias: si bien indicadores como el mercado laboral mostraron una tendencia positiva hasta octubre, los indicadores como las matriculacionesde turismo, las pernoctaciones de turistas o las exportaciones de la provincia se estancaron o disminuyeron con respecto a los meses de verano.

En afiliaciones a la Seguridad Social, el número de afiliados en el mes de noviembre fue de 747.558, situándose tan solo un 1,0% por debajo del nivel de noviembre de 2019. No obstante, unos 21.752 trabajadores continúan en situación de Expediente de Regulación de Empleo, lo que indica un incremento con respecto a octubre (17.949).

La tasa de desempleo se situó en el 23,8%, lo que supone un incremento con respecto a los meses anteriores, no solo por la pérdida de puestos de trabajo, sino también por aquellas personas que se reincorporan a la busqueda activa de empleo tras el levantamiento de restricciones del primer estado de alarma.

En el tercer trimestre de 2020, el PIB de la provincia pudo incrementarse un 13,5%. Este rebote fue inferior al de Andalucía (14,5%) por la menor caída que sufrió Sevilla en el segundo trimestre, debido a su estructura productiva más diversificada y con mayor prevalencia del sector público. El PIB del tercer trimestre estaba un 8% por debajo del nivel del del año anterior.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios