Elecciones Municipales: Pactómetro

Las aspiraciones de la izquierda

  • Podemos-IU puede mirarse en el espejo de 2015 como una motivación de cara al pactómetro del 26-M

Presentación de una propuesta de ronda peatonal de barrios en la precampaña Presentación de una propuesta de ronda peatonal de barrios en la precampaña

Presentación de una propuesta de ronda peatonal de barrios en la precampaña / G. H.

Comentarios 0

"No desgasta el poder, lo que desgasta es no tenerlo". Esta mítica frase del no menos mítico político italiano Giulio Andreotti sirve para muchos supuestos, pero se dirigía a la importancia de influir en la opinión pública. Aunque la sentencia bien podría enmarcarse en la realidad de la izquierda española tan acostumbrada a no gobernar que ha hecho del desgaste su modo de vida.

Leáse la izquierda en este artículo por el Partido Comunista, IU y ahora Podemos, partidos que nunca han coqueteado abiertamente en su discurso con el centro como sí ha hecho y hace el PSOE.

La pregunta es inevitable: ¿Dónde está la izquierda en este país y, por extensión, en ciudades como Granada? O mejor dicho ¿A qué aspira la izquierda? Sobre todo, tras representar a nivel nacional un subibaja electoral y volver a su sitio histórico con un sorpasso que quedó en ilusión.

El después de aquel momento es el de la izquierda cuyo objetivo primero y último debería ser el alejar lo máximo posible a la derecha de los gobiernos.

Así, en Granada capital parece claro que la confluencia de Podemos-IU, que encabeza Antonio Cambril, está llamada a ser la fuerza alternativa de la izquierda que ayude al PSOE a sumar lo justo y necesario para que la Alcaldía no quede en manos ni de PP ni de Ciudadanos.

La izquierda ha ido menguando su representación en la capital hasta el avance de 2015

A partir de ahí, Podemos-IU ya sí tendría la opción de empezar a hablar sobre ejercer de vigilancia del partido que está en el poder o de formar parte de un gobierno si es que ese es su verdadero objetivo.

En la ciudad de la Alhambra, la evolución de Izquierda Unida de los noventa en adelante ha sido similar a la de España y salvo las veces que sirvió de llave como 1991 con el socialista Jesús Quero o en el tripartito de 1999, su influencia ha ido menguando hasta el punto de que su papel en el Ayuntamiento ha sido el de aguantar con dos concejales y ejercer de oposición al PP con recursos limitados. Lejos quedan ya aquellos cuatro concejales que logró la formación en 1995.

Aunque, bien mirado, no está tan lejano si se atiende a las elecciones de 2015 cuando Vamos Granada –en aquel entonces 'marca blanca' de Podemos– consiguió tres concejales y Paco Puentedura resistió en el Ayuntamiento gracias a los 6.464 votos que los granadinos confiaron a IU.

Es decir, que en total fueron cuatro concejales los que sacaron las formaciones que se presentaban abiertamente bajo la enseña de la izquierda. Un espejo en el que fijarse para la confluencia de cara al 26-M, una nueva cita que medirá hasta qué punto desgasta o no el poder en varios casos concretos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios