Elecciones municipales Granada 2019

Motril es popular hasta que la izquierda quiera

  • Feudo socialista histórico, se debate en la práctica entre PP y PSOE, aunque la fuerza real es de los partidos de izquierda, los propiciadores de alcaldías

Motril es Popular, hasta que la izquierda quiera Motril es Popular, hasta que la izquierda quiera

Motril es Popular, hasta que la izquierda quiera

Motril estrenó las urnas en el 79 con ganas de comunismo. Cogió la democracia con tantas ganas que el PTE (Partido de los trabajadores, de sintonía maoísta) se llevó la primera alcaldía con el candidato Enrique Cobo. Tras los cuatro primeros años gobernando, y como sucediera en otros muchos puntos donde el comunismo era fuerte, el candidato continuó su carrera en la cartera del PSOE. Así, Cobo cambió de tonalidad de rojo y encaró su segunda legislatura bajo las siglas socialistas. A partir de ahí Motril vio cómo el Ayuntamiento concatenaba gobiernos del PSOE hasta en cuatro ocasiones además con dos dobletes en la alcaldía.

Todo cambió en 2003 cuando un Carlos Rojas aún no ungido como grande del PP granadino, arrebató la bandera al PSOE y se alzó como alcalde. Poco le duró la alegría al ahora portavoz parlamentario del PP porque sus “enfrentamientos con la Junta” –publicaban en ese momento– le valió una moción de censura presentada por el PSOE junto a IU, ADMI y la coalición Grito. Otra vuelta de tuerca, la izquierda de a poquito, se come a la derecha y regresaba el socialismo a la Costa.

El socialista Pedro Álvarez llegaba al Ayuntamiento para apenas tomarse una tapa: en 3 años regresó Rojas que fue alcalde desde 2007 a 2012, cuando le ofrecieron la portavocía. Su sustituta, Luisa García Chamorro perdió las siguientes elecciones, las de 2015, que elevaron a Flor Almón como alcaldesa, cargo que mantiene.

Motril es bipartidista en hechos consumados, aunque roja en términos generales, votos y porcentajes. En 2015, el PP fue la lista más votada con 10 concejales, aunque el PSOE de Almón se quedón con el bastón de mando gracias a los votos –5– de los concejales del hoy extinto Partido Andalucista, una formación que siempre ha regado bien la sangre tanto en la Costa de Granada como en el Norte de la provincia.

Pero el PP, pese a esos 10 concejales, a día de hoy, no puede ponerse antes de tiempo el cinturón de campeón: las pasadas elecciones nacionales descendió en Motril hasta un segundo puesto con cerca de la mitad de votos que el PSOE, 5.263. Notas del trimestre que si se traducen en las finales, el partido tendría que repetir curso y pasar el verano recibiendo clases particulares.

Flor Almón_PSOE

Flor Almón quiere repetir plato. La alcaldesa se ampara en su proyecto para la ciudad, y pide la confianza de los motrileños con un guiño a la estabilidad: en su lista repiten todos sus concejales. Almón obtuvo en las anteriores elecciones municipales 5.585 votos, un 22,78% del total, que le valieron sus 7 concejales. Conquistó el Ayuntamiento sin ser la lista más votada, que fue la de García Chamorro del PP, pero al contar con el apoyo de los 5 concejales del Partido Andalucista, el Ayuntamiendo volvió a pertenecer a la izquierda. La izquierda repartida, decide el partido.

Luisa García Chamorro_PP

Luisa García Chamorro sueña con el poder que ostentó hasta antes de ayer. La popular, que apenas pudo ser alcaldesa durante tres años pese a ser la más votada, no pudo en 2015 hacer fuerza con ningún partido afín, ya que el único en su órbita, era Ciudadanos –de José Lemos, que repite–, que no obtuvo ningún concejal con 1.222 votos. Ahora el tablero cambia, se suma Vox –con Miguel Ángel López– y si Cs hubiera sembrado electores en estos años, podría repetirse un trueque a la andaluza en Motril.

Antonio Escámez_Más Costa Tropical

El Partido Andalucista en Motril, que en las pasadas elecciones municipales se erguía como tercera fuerza se extinguió y sus acólitos fueron disgregándose a partidos cercanos en sentir político. Más Costa Tropical nacía este año con ese vigor de los lanzamientos y con el recuerdo aún en los labios de los electores del Partido Andalucista. La duda de si esta segunda parte de la relación conmueve a los motrileños se dispersará dentro de dos domingos. Su número uno es Antonio Escámez, un viejo político del PA que bajo su rostro y nombre es posible que arrastre a sus electores a la nueva marca.

Inmaculada Omiste_IU-Equo

Izquierda Unida en 2015 era la cuarta fuerza en Motril y otra propiciadora de gobiernos ante la concentración del voto de derecha en un solo partido. Con Inmaculada Omiste a la cabeza, una IU recién casada con Equo podría aprovecharse de la fuga del fallecido PA para subir de puesto. A esta IU ‘confluenciada’ se suman otros tantos nuevos partidos de órbita progresista –salvo Vox– como Andalucía Por Sí, Nación Andaluza, la plataforma ciudadana #MotrilDice y Podemos que también podrían ser coladero de votos que finalmente no cuajen como concejalías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios