Elecciones Municipales: Pactómetro

Siete días de 'encuestas a pie de calle'

  • En redes sociales y en grupos de Whatsapp empiezan a aparecer sondeos sin fuente original y mensajes 'cocinados' para crear confusión electoral en el pactómetro

A los candidatos le quedan siete días a la carrera A los candidatos le quedan siete días a la carrera

A los candidatos le quedan siete días a la carrera / Carlos Gil

Decíamos ayer que los partidos ya estaban empezando a desenfundar. Que tras una primera semana de campaña al ralentí y sin grandes anécdotas, que había llegado el momento de los reproches entre rivales, de buscarse las cosquillas y algo más de los adversarios, y hasta de lanzar ataques que en principio no se habían previsto en el calendario.

Ya sea por estrategia o por impulso, la realidad es que quedan solamente siete días para recorrer las calles de la capital programa en mano y para proclamar los mensajes desde las 'alcachofas', por lo que ningún candidato a gobernar el Ayuntamiento de Granada está dispuesto a perder tiempo y a posicionarse para lo que pueda venir después de la noche del 26 de mayo.

Es muy comprensible que el miedo, y también la ilusión, empiece a contagiarse entre los diferentes partidos a tan pocos días de la gran cita de la política municipal. Sobre todo, cuando las redes sociales y, lo que es más temerario, las aplicaciones de mensajería instantánea ya se están llenando de supuestos sondeos que provienen de fuentes desconocida y de encuestas cocinadas por desconocidos a las que se intenta dar alguna apariencia oficial, además de supuestos mensajes que los candidatos envían para movilizar a su militancia.

Todos estos bulos y mediciones interesadas apuntan, no obstante, a que las formaciones han puesto en marcha el trabajo de fontanería electoral y que no hay que subestimar este tipo de fake news que advierten de que hay miedo y respeto en ambos bandos y que nadie las tiene consigo.

Venimos repitiendo desde el primer día de campaña, y desde mucho antes, que estos comicios municipales iban a ser lo más abiertos de la historia y así lo está confirmando un primer tramo de campaña en el que los aspirantes han medido los esfuerzos y una segunda parte que se antoja frenética. Más todavía cuando en los próximos días los partidos reciban sus trackings –encuestas internas– definitivos que delimiten la estrategia a seguir en los últimos días de campaña electoral.

Hasta el momento las únicas encuestas fiables son las traslaciones de los resultados de las andaluzas y las generales, que en ambos casos dan la mencionada mayoría al bloque de derechas y la victoria al PP. Aunque ya se sabe que no son mediciones equivalentes, pues en la ecuación hay que meter todas las variables de unas municipales, donde la abstención es mayor, se vota más al candidato, la ideología no juega tanto como las afinidades personales y la política local en general tiene un radio de acción muy diferente al de los ámbitos autonómico y nacional.

Es por ello que a los candidatos no les queda más remedio que jugarse estos siete días en la calle, en los mercadillos, en las plazas y en cada evento social de la ciudad. En cada rincón de la capital donde todavía quede un vecino que no sabe a quién votará o si votará. Son las encuestas a pie de calle en una conversación con un ciudadano cualquiera, aquellas que no tienen eco mediático y están infravaloradas respecto a las que hacen las empresas demoscópicas, pero que para los políticos y sus equipos de campaña tienen mucho valor porque pueden empezar a vislumbrar por dónde irá el pactómetro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios